Comienza el periodo de matanza porcina para el autoconsumo

Este plazo concluirá el primer domingo del mes de abril de 2020 y el Ayuntamiento recuerda la importancia de seguir la normativa para el traslado y muerte del animal

444
El protocolo de matanzas está regulado por la Junta de Castilla y León. / el adelantado
Publicidad

Un año más, el Ayuntamiento de Segovia se dirige a quienes quieran realizar el sacrificio de cerdos para autoconsumo y les recuerda que deben seguir y cumplir una serie de requisitos.

En primer lugar, deben tener en cuenta que el periodo para realizar las matanzas domiciliarias permanecerá abierto hasta el 5 de abril de 2020, primer domingo de ese mes.

El análisis micrográfico para la determinación de las Triquinas en los cerdos sacrificados y jabalíes cazados, los podrá realizar el veterinario colaborador Fidel Urrialde de Andrés, previo pago de los honorarios que correspondan. Y la comercialización de las piezas de caza sólo se podrá hacer a través de las salas de tratamiento debidamente autorizadas e inscritas en el Registro General Sanitaria de Alimentos.

Todo vecino que lo desee podrá realizar, en días y horas de oficina, el análisis micrográfico de los cerdos y jabalíes en los servicios veterinarios oficiales de la zona. Éstos prestarán el servicio previo pago en Bankia de la tasa que tiene estipulada la Junta de Castilla y León por la inspección de estos animales.

Además, estando próximas las fechas en las que se concentra el mayor número de matanzas domiciliarias, el Ayuntamiento recuerda que en el sacrificio de los animales fuera de los mataderos deben cumplirse los requisitos incluidos en el Reglamento (CE) 1099/2009, del Consejo de 24 de septiembre de 2009, relativo a la protección de los animales en el momento de la matanza. Estos requisitos recogen, entre otras, la obligatoriedad de un aturdimiento previo al sacrificio y no causar a los animales agitación, dolor o sufrimiento evitables durante las operaciones de traslado, conducción, estabulación, sujeción, aturdimiento, sacrificio y matanza.

Así estas matanzas y las denominadas “matanzas tradicionales” que se realizan con fines promocionales deben cumplir con lo establecido en el Reglamento y, en particular, con la obligación de aturdir previamente a los animales, siempre y fuera de la presencia del público, como recuerda la Consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León.