Tractorada en Madrid
Unión de Uniones criticó que el ministro rechaze una reunión por considerar que “no son una asociación representativa del sector”.

Casi 2.000 tractores acudieron ayer al llamamiento de Unión de Uniones para protestar frente al Ministerio de Agricultura contra la PAC, la competencia desleal y el incumplimiento de la Ley de la Cadena Alimentaria.

Al llegar a la Puerta de Alcalá, los tractores han sido recibidos con vítores y aplausos por las más de 5.000 personas que esperaban desde primera hora de la mañana. Algunos han arrancado entonces la marcha prevista hacia el Ministerio de Agricultura, pero el grueso de la movilización permaneció a la espera de que llegaran “todos” los tractores. “El que no esté de acuerdo, lo que tiene que hacer es coger e irse. Pero tenemos una manifestación autorizada aquí y no nos vamos a mover hasta que lleguen todos”, se escuchó por los altavoces.

Algunos de los manifestantes intentaron romper las barreras de seguridad de la Policía Nacional, que desplegó furgones blindados por todos los accesos a la plaza en previsión de que los agricultores intentasen acceder a calles no autorizadas. Y es que los convocantes no estaban de acuerdo con el recorrido impuesto por la delegación del Gobierno que obligaba a los manifestantes a discurrir hasta el Ministerio por la calle Alfonso XII. Sin embargo, ellos solicitaban bajar por el Paseo del Prado, pasando por las fuentes de Cibeles y Neptuno, pero Interior no se lo permitió. Incluso llegaron a recurrir a la Justicia que ayer por la noche daba la razón a la delegación del Gobierno.

Unión de Uniones acusó al Gobierno de no haber dejado acceder al centro de Madrid a la mayoría de tractores que pretendían sumarse a la manifestación.

Delegación del Gobierno adujo que se pretendía superar en 150 tractores los 500 comunicados previamente. El coordinador estatal de Unión de Uniones, Luís Cortés, declaró en la Puerta de Alcalá que “no nos moveremos de aquí hasta que dejen entrar a todos los compañeros, que llevan sin dormir toda la noche para estar aquí presentes”.

Cortés dijo que “no puede ser que a los productores comunitarios se les impongan unas condiciones muy estrictas para poder producir y, sin embargo, estemos importando toda la basura que se produce en el resto del mundo sin ningún control de frontera”. Añadió que “se debe cumplir la Ley de Cadena Alimentaria”, pues “los agricultores no pueden repercutir los costes de producción en el precio final de los productos. Estamos vendiendo a pérdidas y el ministro lo sabe”.

Unión de Uniones criticó al titular de Agricultura, Luis Planas, porque, pese a la petición de la agrupación de reunirse y dialogar las reclamaciones, el ministro considera que “no es una asociación representativa del sector”.

Una vez frente al Ministerio, rodeados por un fuerte cordón policial, los manifestantes clamaron contra Luis Planas al grito de “¡Ministro, dimisión!”. Y es que la Unión de Uniones considera que las 18 medidas presentadas por el socialista en su reunión con las organizaciones agrarias la pasada semana no responden a los problemas del sector. “¡El campo se muere!”, corearon los manifestantes.

 

Desde Castilla y León

Desde El Olmo (Segovia), Miguel Ángel Arribas enumeraba algunas reivindicaciones: “unos precios justos, menos burocracia, dignidad para la gente del campo, que nos dejen trabajar y que no nos metan productos desde fuera sin ningún tipo de control”. “El Ministerio nos está tomando el pelo. Promete pequeñas cosas, pero al final se queda en nada”.

Mariano Amo ha dejado por unas horas sus cultivos de cereal y patata en Fuente Urbel del Tozo (Burgos) para viajar a Madrid a “reivindicar y protestar un poquito, a ver si arreglan ya el problema del campo”. “Creo que el Ministerio no nos va escuchar, pero al menos vamos a hacer ruido y que la gente se entere”.

“Estamos reivindicando unos precios justos para nuestros productos y una competencia leal y no desleal como está siendo ahora porque traen productos tratados con pesticidas ilegales aquí”, dice Jesús Francisco Arribas, llegado desde Monzoncillo (Segovia).