Viajeros y pernoctaciones en alojamientos de turismo rural (10cmx8cm)
Viajeros y pernoctaciones en alojamientos de turismo rural.

Castilla y León volvió a liderar el el pasado mes de febrero y alcanzó las 80.726 pernoctaciones, un 5,7 por ciento menos que en el mismo mes de 2023, mientras que contabilizó 39.002 viajeros, lo que representa un 5,3 por ciento menos, según la encuesta de ocupación en alojamientos turísticos extrahoteleros publicada ayer por el INE.

Los descensos en Castilla y León coinciden con las caídas del conjunto de España, tanto en pernoctaciones, que fue del 5,1 por ciento, al pasar de las 513.034 a las 486.851, como de los viajeros, que se redujeron un 3,5 por ciento, al caer de los 217.686 a los 210.124.

En pernoctaciones, tras Castilla y León se situó Cataluña, con 61.045, seguida de Andalucía (55.368) y Castilla-La Mancha (48.915). Mientras que en viajeros, la segunda posición fue para Cataluña (27.827), por delante de Castilla-La Mancha (22.058).

De los visitantes que llegaron a Castilla y León, 36.249 eran residentes en España y el resto (2.753), llegó procedente del extranjero. En cuanto a las pernoctaciones, nueve de cada diez contabilizadas en la Comunidad fueron protagonizadas por turistas españoles (72.422), y el 10,2 por ciento restante, por extranjeros (8.304).

En Castilla y León, la estancia media en alojamientos de turismo rural fue de 2,07 días, por debajo de los 2,32 de media nacional. A lo largo del mes de febrero permanecieron abiertos 3.257 establecimientos que ofertaban un total de 29.225 plazas y empleaban a 4.911 personas. La ocupación media por plaza fue del 9,51 por ciento, porcentaje que los fines de semana se incrementó al 23,3 por ciento, mientras que la media nacional se situó en 11,62 y 25,33 por ciento, respectivamente.

 

Reparto provincial

El comportamiento fue irregular. En pernoctaciones, Burgos lideró los incrementos con una subida del 32 por ciento, hasta las 11.841, por delante de Zamora, que creció un 17,5 por ciento, para contabilizar 7.257, y de Salamanca, que subió un 3,8 por ciento (9.129). Por el contrario, Valladolid lideró las caídas con un 28,9 por ciento (3.470); seguida de León, con una bajada del 22,7 por ciento (8.275); Segovia, con un 14,7 por ciento menos (11.854); Soria, un 13,3 por ciento (8.153); Ávila, un 10,2 por ciento menos (16.033), y Palencia, con una caída del 4,9 por ciento, hasta las 4.715 pernoctaciones.

En viajeros, la provincia de Zamora lideró el crecimiento con un 29,3 por ciento (4.376), seguida de Burgos, con un 14,7 por ciento (5.504). También se registró una subida en Salamanca (+7,3 por ciento), hasta los 4.731 viajeros. Las caídas fueron generalizadas como en León, que cayó un 25,2 por ciento (3.707); Valladolid, que bajó un 22,4 por ciento (1.576); Soria, un 15,3 por ciento menos (3.341); Palencia, un 12,6 por ciento (2.315); Segovia, con una caída del 11,2 por ciento (6.612), y Ávila, donde bajó un 8,9 por ciento, hasta los 5.539 turistas.

La encuesta de ocupación en alojamientos turísticos extrahoteleros también refleja los datos de pernoctaciones en apartamentos turísticos, campings y albergues, donde Castilla y León registró cifras más modestas que en alojamientos de turismo rural con respecto a la media nacional. Así, la Comunidad cerró el mes con un total de 15.785 viajeros y 34.377 pernoctaciones en apartamentos; 12.210 y 28.571 en albergues; y 5.693 viajeros y 9.019 noches en campings.