El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco. / EFE-NACHO GALLEGO / ARCHIVO

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha anunciado este martes que su Gobierno aprobará el próximo jueves la prórroga del cierre perimetral de la Comunidad, aunque no ha concretado el tiempo por el que se extenderá, a expensas del acuerdo entre Sanidad y las autonomías sobre las medidas que regirán en Navidad.

Mañueco ha hecho este anuncio durante su comparecencia ante el Parlamento autonómico, donde ha explicado que por las incidencias de la enfermedad entre las diferentes provincias, a partir del viernes Castilla y León seguirá cerrada perimetralmente como fórmula para evitar los contagios y, a la vez, con las provincias de Segovia, Ávila, Salamanca y León cerradas respecto al resto de provincias de la Comunidad, aunque sí se permitirá la movilidad entre esos territorios, como ya ocurría esta semana entre Segovia y Ávila. Además, Salamanca y León tienen garantizado para esa misma fecha reabrir los bares, los centros comerciales y los gimnasios.

Al cerrar su discurso, antes de escuchar a los portavoces de la oposición, Mañueco ha apelado a la unidad de los partidos para responder a la pandemia del coronavirus y para “ofrecer a las personas de Castilla y León un futuro de ilusión, certeza y confianza“. En este sentido, el presidente ha ofrecido su “mano abierta” para alcanzar acuerdos, aunque ha añadido que “si alguien no quiere, será por su exclusiva voluntad”.

Del mismo modo, el presidente ha anunciado que el viernes también serán rebajadas las medidas restrictivas extraordinarias tomadas en la ciudad de Burgos para frenar su elevado nivel de contagios, entre las que figurarán pasar de 3 a 6 personas en las reuniones y elevar al 50 por ciento del aforo las celebraciones religiosas, en lugar de la limitación a 15 personas que rige hasta ahora.

Mañueco ha detallado que estas medidas se tomarán definitivamente en el Consejo de Gobierno del jueves, donde se analizará la evolución del resto de provincias, por si alguna de ellas pudiera sumarse en el último momento al bajar de los 400 casos por 100.000 habitantes, para lo que necesitarían unos días con mucho descenso para llegar a tiempo.

El presidente ha remarcado que pese a estos alivios, estas provincias seguirán en nivel 4 de alerta, el más elevado en el sistema de ‘semáforos’ pactado entre las comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad.