El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea. / EFE
Publicidad

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, ha anunciado este jueves que desde el Ejecutivo regional se ha remitido una carta al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para solicitar el establecimiento del toque de queda como una de las medidas restrictivas que deben aprobarse esta tarde en el Consejo Interterritorial de Salud y ante las previsiones “dramáticas” para las próximas semanas.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, Igea ha asegurado que la situación en la Comunidad es “francamente preocupante” con transmisión comunitaria y cifras que apuntan a la posibilidad de que se pueda provocar de nuevo un “colapso sanitario“. “No tomar medidas en este momento sería una irresponsabilidad“, ha defendido el vicepresidente.

Así, ha insistido en que la Junta de Castilla y León se ha asumido “en todo momento” su responsabilidad con medidas de restricción destinadas a la contención en la transmisión del virus. “La Junta ha asumido todas y cada una de sus responsabilidades“, ha aseverado, tras lo que ha lamentado que, dentro de sus competencias, desde la Comunidad “no se puede ir más allá”.

“La vida de decenas de miles de españoles está en juego y es el momento de tomar decisiones por drásticas o duras que sean”, ha defendido Igea, quien ha reclamado la adopción de medidas a través de un acuerdo entre Gobierno y autonomías, no obstante, ha pedido que si no hay consenso “el Gobierno debe ejercer su responsabilidad“.

Ha llegado el momento de dejar de discutir y de pasar la pelota de unos a otros, no vamos a entrar en esa polémica, el Gobierno de la nación tiene que tomar las medidas necesarias para preservar la vida, la salud y la hacienda de miles de españoles, no se puede esperar un solo día más”, ha zanjado Igea.

El vicepresidente de la Junta ha apuntado a que la curva de contagios crece y las previsiones apuntan a una “situación dramática en las próximas semanas“, por lo que ha urgido al Gobierno a buscar el marco jurídico adecuado para establecer este toque de queda.

“Nosotros naturalmente que vamos a apoyar al Gobierno en la decisión jurídica que adopte, lo que no apoyaremos es a un Gobierno que se instale en la inacción o que siga jugando a tú la llevas”, ha manifestado.

En cuanto al horario en el que tendría vigencia este toque de queda ni Igea ni la consejera de Sanidad, Verónica Casado, han querido aclarar las franjas horarias a la espera de un acuerdo nacional. No obstante, el vicepresidente ha insistido en que el horario debe tener en cuenta que esta medida “sea efectiva“, algo que, como ha detallado, se consigue si se elimina la vida social que se ha desplazado ahora de la hostelería a los hogares.

Por su parte, Casado ha avanzado que la Comisión de Salud analiza ahora las medidas que se plantearán en el Consejo Interterritorial de esta tarde y ha reiterado que es necesario que hoy “sin más dilación” se adopten medidas después de que se haya esperado un documento con las directrices “durante 22 días”.

La situación es grave, es similar a la del 20 de abril, hay una alta ocupación en plantas hospitalarias, de seguir con esta tendencia en las próximas semanas el sistema sanitario puede comprometerse, es esencial ser capaces de contener los contagios”, ha aseverado Casado, quien ha pedido que se “proteja a los ancianos” extremando precauciones y limitando contactos.

Casado ha defendido en este sentido que el toque de queda es una medida que se ha mostrado efectiva en otros países y es una cuestión intermedia antes de una decisión “muy drástica” como puede ser el confinamiento, algo que se tendrá que valorar si otras restricciones no surten efecto.

Tanto Igea como Casado ha señalado que las medidas que se adopten hoy alterarán todo lo anterior y los confinamientos perimetrales activos porque la transmisión en la Comunidad es “global” y han recordado que la propuesta de la Junta pasa por establecer niveles de alerta con medidas muy concretas en cada una de las fases.

Si no hacemos lo que tenemos que hacer la situación acabará como en mayo sin dudarlo, no se puede engañar a la gente, cuando los hospitales estén llenos y la gente se muera en el pasillos nos veremos obligados a hacerlo”, ha concluido Igea.