Una enfermera toma una muestras para una prueba PCR a una mujer. EFE/MARCIAL GUILLÉN

Castilla y León ha detectado un posible caso importado de la nueva cepa de la covid-19 en una persona que viajó desde Reino Unido a España, en concreto a Valencia, de donde se desplazó a Madrid y posteriormente a Castilla y León, todo un ejemplo de lo que no se debe hacer, ha recordado la consejera de Sanidad, Verónica Casado.

Según ha explicado en rueda de prensa, esta persona viajó a España con una PCR negativa, lo que demuestra que cuando se hizo la prueba se encontraba en periodo de incubación y no fue detectada.

Además, se desplazó por tres comunidades distintas a pesar de los cierres perimetrales y después de estar en Valencia y Madrid, se desplazó a Castilla y León donde comenzó a tener síntomas pero se reunió con familiares y amigos, y ahora todos se encuentran en estudio. La consejera ha vuelto a insistir en la responsabilidad de los ciudadanos y les ha pedido que no viajen entre comunidades para evitar este tipo de casos.