Castilla y León, con un descenso del 48,2%, lideró el turismo rural en 2020

La Comunidad fue un año más el destino rural preferido de España, con 944.544 pernoctaciones, que suponen un 48,2% menos que el año anterior

Castilla y León fue un año más, en el 2020, el destino rural preferido de España, con 944.544 pernoctaciones, que suponen un 48,2% menos que el año anterior, cuando sumó 1.822.185, por las restricciones de movilidad aparejadas a la pandemia de la Covid-19. Cinco de las nueve provincias de la Comunidad figuran dentro de las 15 con más pernoctaciones del conjunto nacional, con Ávila en el quinto lugar con 201.418; León en el décimo con 126.775; con Salamanca, Burgos y Segovia en los tres siguientes con 117.626, 110.468 y 110.100, respectivamente.

Según los datos publicados este lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en el conjunto nacional las pernoctaciones en alojamientos de turismo rural disminuyeron un 46,4% en 2020; con un descenso del 34,8% en las de los residentes y del 77,4 de los turistas extranjeros.

Castilla y León cerró el 2020 con 340.355 viajeros que optaron por el turismo rural de la Comunidad, de ellos 326.691 nacionales y 13.665 extranjeros, con esas 944.544 pernoctaciones, 917.498 del turismo nacional y 27.046 del extranjero, con una estancia media de 2,78 días, ligeramente por debajo de la media nacional de 3,03.

En el 2019, Castilla y León sumó 1.688.265 pernoctaciones de turistas nacionales en sus alojamientos rurales, con lo que la caída en el 2020 fue del 45,66%; y 133.921 de turistas extranjeros, con un desplome en el 2020 del 79,81%. La oferta de alojamientos rurales fue de 2.372 el pasado año en Castilla y León, con 20.620 plazas de las 110.107 del total nacional, con un grado de ocupación por plazas del 12,41, por debajo de la media nacional del 15,45; de 21,21 en fin de semana (23,74). En cuanto al personal empleado, fue de 3.346 personas.