Castilla y León alcanzó en junio un superávit de 26 millones

El conjunto de las comunidades autónomas españolas acumula un déficit de 4.289 millones de euros, el 0,33% del PIB en los primeros siete meses del año, según el Ministerio de Hacienda

Factoria de Renault de VillamurieL
Factoria de Renault de VillamurieL

Castilla y León alcanzó un superávit de 26 millones de euros en julio de 2022, una cantidad que equivale al 0,04 por ciento de su Producto Interior Bruto (PIB) y que se contrapone al déficit de 51 millones anotado en el mismo mes de 2021, un 0,09 por ciento del PIB.

Las autonomías presentaron en los primeros siete meses un déficit de 4.289 millones, lo que supone un 0,33 por ciento del PIB, la mitad que un mes antes, pero lejos del superávit de 517 millones presentado en julio de 2021.

Por su parte, el déficit conjunto de la Administración Central, los Fondos de la Seguridad Social y las Comunidades Autónomas, excluida la ayuda financiera, se sitúa en 29.248 millones, equivalente al 2,24 por ciento del PIB. Si se incluye el saldo de la ayuda a las instituciones financieras, por importe de 395 millones, el déficit se sitúa en el 2,27 por ciento del PIB.

Hasta julio de 2022, el déficit conjunto de la Administración central, los Fondos de la Seguridad Social y las comunidades autónomas, excluida la ayuda financiera, se sitúa en 24.015 millones, equivalente al 1,84 por ciento del PIB. Si se incluye el saldo de la ayuda a las instituciones financieras por importe de 397 millones el déficit se sitúa en el 1,87 por ciento del PIB. según informó en un comunicado remitido a la Agencia Ical el Ministerio de Hacienda y Función Pública.

Los recursos no financieros se sitúan en 166.620 millones, lo que implica un 32,3 por ciento más respecto al mismo periodo de 2021. Los impuestos alcanzan los 131.308 millones, el 78,8 por ciento del total de los recursos, y crecen un 24,1 respecto a agosto de 2022.

Los impuestos sobre la producción y las importaciones aumentan un 16 por ciento. En concreto, los ingresos por IVA se elevan un 20,8 por ciento, impuestos corrientes sobre la renta y el patrimonio lo hacen un 36,3 debido al IRPF, que se incrementa un 44,7 por ciento, mayoritariamente por el ingreso del primer plazo de la Declaración de la Renta. Por su parte, el Impuesto sobre la Renta de No Residentes se eleva un 59,3 por ciento y los ingresos del Impuesto sobre Sociedades un 31,6 por ciento, si se deduce el ingreso extraordinario derivado de la fusión de dos grandes entidades que se recogió en 2021.

Asimismo, los impuestos sobre el capital aumentan 136 millones de euros respecto al mismo periodo del año anterior y los ingresos de las cotizaciones sociales descienden en un 2,3 por ciento. Las rentas de la propiedad disminuyen un 4,5 por ciento respecto a 2021 debido a los menores ingresos por intereses, que disminuyen un 18,4, hasta 1.145 millones. No obstante, esta disminución se compensa, en parte, con el aumento de los ingresos por dividendo y otras rentas de la propiedad en un 5,8 por ciento, hasta los 2.021 millones.