Castilla y León alcanza los 138.500 parados, con un aumento de la tasa hasta el 12,5%

La Comunidad registra un aumento del número de desempleados en el tercer trimestre del año como consecuencia de la pandemia del Covid-19, que llega a 7.900 personas

Castilla y León registra un aumento del número de desempleados en el tercer trimestre del año como consecuencia de la pandemia del Covid-19, que llega a 7.900 personas y alcanza los 138.500 parados, según reflejan los datos difundidos este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Estos números dejan la tasa de paro de la Comunidad en el 12,49 %.

Los ocupados también aumentaron entre julio y septiembre pasados en 43.800 personas frente al segundo trimestre, que recogió el mayor impacto de la pandemia por el confinamiento, y eleva el total de empleados hasta los 970.800.

Comparado con el tercer trimestre de 2019, el mercado laboral de Castilla y León sigue reflejando las consecuencias de la pandemia con 12.100 parados más y 34.200 ocupados menos. En relación al tercer trimestre de 2019, Castilla y León aumentó el paro el 9,53% con 12.100 desempleados más. Además, en el último año perdió 34.200 ocupados, el 3,4%.

Pese al incremento del tercer trimestre, la población activa de Castilla y León cae en el último año en 22.100 personas, el 1,96%, más del doble que la media nacional, con lo que la tasa de actividad se mantiene en el 54,42% frente al 57,8% de toda España.

La EPA refleja que en el tercer trimestre la tasa de actividad de los hombres se situó en el 59,93% y la del paro en el 10,80, mientras que en el caso de las mujeres la de actividad fue del 49,08 y la de paro del 14,48. En el conjunto del país, el número de ocupados se incrementó en el tercer trimestre del año en 569.600 personas, el 3,1%, hasta 19,17 millones de trabajadores.

El desempleo subió en España en 355.000 parados, el 10,5%, hasta los 3.722.900 y una tasa de paro del 16,26 %. En la comparativa anual, el mercado laboral sigue reflejando el duro impacto de la pandemia con 508.500 parados más y 697.500 ocupados menos.