veronica casado francisco igea
La consejera de Sanidad, Verónica Casado, y el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea. EFE/ R. GARCÍA

La consejera de Sanidad de Castilla y León, Verónica Casado, remarcó este viernes que ella no quiso “salvar la Navidad”, ni tiene ahora el objetivo de “salvar la Semana Santa”, sino que su objetivo en la toma de medidas fue y sigue siendo “salvar vidas”.

“Yo aquí no estoy para salvar nada, estoy para salvar vida”, subrayó Casado durante su contestación a los grupos parlamentarios, después de que el procurador de Por Ávila, Pedro Pascual, con quien mostró un “pleno acuerdo”, en referencia a que el propósito de salvar la Navidad pudo tener que ver con el incremento de los contagios de enero, algo que la oposición atribuye al presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco.