Casado ve “miedo a los cambios” en la oposición a sus propuestas

La consejera confía en que el medio rural entienda los beneficios del proyecto de Atención Primaria

La consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Verónica Casado, en su despacho. / EUROPA PRESS
Publicidad

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, considera que la sanidad de Castilla y León es como un “gran trasatlántico” al que si no se pone “buen rumbo” se va a “precipicios” y considera que es necesaria mucha pedagogía para explicar los cambios que se quieren acometer.

Sin embargo, Casado cree que el problema que se tiene es el “síndrome de la resistencia al cambio”, que supone el “miedo” de cualquiera a los cambios que se plantean, aunque luego haya una adaptación, se expliquen las cosas, se consigue “vencer” el cambio y cuando uno lo evalúa se da cuenta de que es mejor que lo que había.

Casado aclara que ha dedicado 30 años de su vida como médico a ayudar a los demás y no ha llegado al frente de la Consejería para “cargarse” la Atención Primaria.

“No tiene ningún sentido”, señala la consejera, quien añade que de lo que trata es de “poner las medidas” que den sostenibilidad al sistema, “que lo mantengan el mayor tiempo posible” y por eso plantea los cambios que considera que se deben llevar a cabo en el medio rural.

Por ello, aclara que lo que propone no es cerrar consultorios o sustituir médicos por enfermeras, algo que “no es verdad”, sino que lo que va a hacer es crear estructuras intermedias que permitan dar estabilidad a determinadas zonas en las que hay muchísima dispersión y en ocasiones, de 25 horas de “clínica” de los profesionales realmente sólo hay diez y otras 15 son de carretera.

Verónica Casado afirma que “los profesionales de a pie” le dicen que “no oiga el ruido”, que siga adelante y que apuestan por ella porque consideran que lo que quiere hacer puede ser bueno.

Análisis zona por zona

A este respecto, reitera que el modelo no es “unitario” y no se va a hacer lo mismo en todos los sitios, sino que se analizará “zona por zona” y se propondrán cambios allí donde realmente “merezca la pena” por estabilidad y sostenibilidad del sistema. “Pero lo vamos a hacer como lo estamos haciendo en Aliste, con el consenso de los alcaldes, con el consenso de las diputaciones, y, sobre todo, con el consenso de los profesionales”, asevera la consejera.

En este contexto, cree que hubo un momento en el que se dieron informaciones que quizá no fueron oportunas o incluso que puede haber “intereses creados” a la hora de decir que lo que se hace es “malo, malísimo” y quieren “cargarse” la sanidad rural. “Nada más lejos de la realidad. Es mentira”, afirma.

Casado expresa “mucha decepción” con la oposición política y recuerda que desde el “primer momento” pidió un pacto por la sanidad “serio” y que se sentaran todos porque la sanidad está “por encima” de todos. “Estamos hablando de la salud de los castellanos y de los leoneses, y eso es un objetivo primario, es decir, es algo en lo que todos podemos estar de acuerdo”, subraya.

Sin embargo, critica que haya quien no se quiera ni siquiera sentar con ella y escuchar y sólo digan que lo que hace es “horroroso”, sin haber dado la oportunidad de explicar sus planteamientos porque ella, afirma, está dispuesta a escuchar.

Propuestas del PSOE

“Yo escucho y si tú me convences, yo cambio”, afirma la titular de Sanidad, quien mantiene que no ha oído ninguna opción y además lee el programa electoral del PSOE y lo que dice es que habría que hacer lo que precisamente ella está poniendo en marcha.

Además, Casado tiene “claro” que han pasado 30 años con la misma organización mientras la Comunidad, la medicina, las tecnologías y la población ha cambiado, por lo que “las mismas recetas no valen” y hay que adaptarlas para “dar una buena respuesta”.

Ante todos estos cambios que propone, la consejera asegura que los alcaldes de las zonas donde hay que hacer modificaciones, cuando les explican las cosas “lo entienden” porque se dan cuenta de que lo que está intentando es mejorar su situación y no trata de perjudicar.