La consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León,Verónica Casado, comparece en rueda de prensa para informar sobre la situación de la covid en la Comunidad en plena tercera ola de la pandemia. EFE/NACHO GALLEGO

La tercera ola sigue creciendo en Castilla y León y este martes sólo hay seis de las 247 zonas básicas de salud sin un sólo caso de covid, cuando hace dos semanas eran 50, con altas incidencias en muchos municipios que “en estos momentos deberían tener confinamiento domiciliario”, ha defendido la consejera de Sanidad, Verónica Casado.

En rueda de prensa para analizar la evolución de la pandemia, la titular de Sanidad ha dicho que hay un municipio, que no ha querido desvelar, con “datos estremecedores”, por lo que ya ha pedido a su alcalde que traslade a los vecinos la necesidad de autoconfinarse.

Castilla y León planteará precisamente mañana en el Consejo Interterritorial de Salud que haya una herramienta jurídica para poder aplicar ese confinamiento domiciliario donde se precise, no en toda la Comunidad, ha adelantado Casado.

En estos momentos los municipios que más preocupan por su incidencia acumulada a 14 días por 100.000 habitantes son Segovia, con 1.395; Palencia con 1.101; Arroyo de la Encomienda, Laguna de Duero y Medina del Campo, todos en Valladolid, con 777, 743 y 658, y Miranda de Ebro, en Burgos, con 661.

En cuanto a las únicas zonas básicas de salud sin covid, se trata de dos zonas básicas de salud de Burgos, Espinosa de los Monteros y Sedano; otras dos de León, San Emiliano y Ribera del Esla, y Carbajales del Alba en Zamora y San Pedro Manrique en Soria.

La consejera de Sanidad ha insistido en esa pared vertical que en la tercera ola componen los casos diarios de covid en la Comunidad, que ha llevado a que la semana epidemiológica que concluyó ayer la incidencia a dos semanas por 100.000 fuera de 621 casos, cuando era de 62,3 en la semana de Navidad, con lo que se ha multiplicado por diez la incidencia semanal.

“En los últimos días esa pendiente es casi una pared, es una vertical, y eso preocupa” y ha llevado a toda la Comunidad al nivel cuatro por covid, el de máximo riesgo, con medidas excepcionales como el cierre de la hostelería interior y centros comerciales, confinamiento de toda Castilla y León y por provincias, reuniones a cuatro personas, y toque de queda a partir de las ocho de la noche.

Ese aumento exponencial de los casos, con 2.299 este martes, tras los 1.600 de ayer, los 1.802 del domingo y el récord de 2.892 el sábado, tiene su reflejo tanto en la presión sanitaria como en los fallecidos, ya que la Comunidad tiene una letalidad del 3,4 por ciento, que supone que de cada mil infectados fallecen 34, ha observado Casado, con 24 fallecidos en las últimas 24 horas, sólo en hospitales públicos.

La titular de Sanidad ha recordado que la ocupación de los casos covid por planta ha pasado del 8,7 al 17,2 por ciento, y del 26,1 al 34,7 en las unidades de críticos, superando ampliamente los topes máximos del 15 y el 25 por ciento, respectivamente.

Este martes son 1.277 los pacientes con covid ingresados, de ellos 1099 están en planta y 178 se encuentran en camas de críticos, con un 78 por ciento de ellos entubados.

La consejera ha explicado que los casos siguen subiendo en todas las provincias, y aunque ha confiado en que el pico de la tercera ola pueda estar en quince días, no se ha atrevido a asegurarlo dada la elevada intensidad y el alto ritmo de contagio.

También están cambiando los brotes, de forma que el 90% de nuestros brotes, 1.165 son de carácter sociofamiliar; con 446 familiares, 487 mixto (sociofamiliares) y 108 sociales; mientras que los que se producen en centros sociales han pasado de ser el 14 al 7 por ciento.