La consejera de Sanidad, Verónica Casado, durante una rueda de prensa. EFE/R.García

La consejera de Sanidad de Castilla y León, Verónica Casado, da por hecho que llegará una tercera ola de la COVID-19 y espera que sea “lo más bajita posible” y “lo más controlada posible” para evitar un problema sanitario y social “muy importante”.

Casado se ha expresado así en declaraciones a Europa Press en las que ha reconocido que una tercera ola “es muy real” y ha expresado su preocupación por los repuntes, que se deben a que la circulación de personas permita hacer al virus lo mismo y en ocasiones no se guarden distancias de seguridad. La consejera ha reconocido que “asusta” ver algunas calles, comercios o centros comerciales porque se observa que el virus “va a saltar”, que se van a tener más casos en unas fechas como las navideñas.

A este respecto, ha insistido en su mensaje de que los profesionales “están cansados” y “necesitan descansar” y transmiten que “no necesitan aplausos”, sino que la gente sea “cómplice”, que intenten evitar el contagio.

Casado ha aseverado el problema que supone un repunte ahora, con las UCI todavía “muy copadas”, porque ha aclarado que “si se tiene mucha suerte” en dos o tres semanas se sale, pero hay personas que permanecen en las mismas dos o tres meses y, por lo tanto, no hay “rotación” de camas en las unidades de críticos de una forma rápida que permita tener ahora una tercera ola.

Sería terrible, podríamos colapsar el sistema y sería malo para todo, para el sistema, pero también para las enfermedades tiempo dependientes“, ha señalado la consejera, quien ha incidido en que por esta razón han mandado y siguen mandando mensajes de prudencia, de no hacer nada especial durante estos día e intentar reunirse con el mínimo número de personas posibles.

“Y ahora con esta mutación del Reino Unido, que no parece que sea más grave, pero sí más contagioso, pero si mejora su capacidad de contagio, estamos apañados, porque si hay más personas con más enfermedad hay más ingresos y personas en UCI y puede ser bastante dañino”, ha asegurado la titular de Sanidad.

Casado da por hecho que va a haber esta tercera ola, pero ha señalado que hay que tratar de conseguir “que sea lo más bajita posible, lo más controlada posible”, porque sino cree que se va a estar en un problema sanitario y social muy importante.

Respecto a la mutación del virus detectada en Reino Unido, la consejera ha insistido en que inicialmente no tiene por qué incidir en la vacuna y lo que hay que conseguir es vacunar a mucha gente para lograr la inmunidad lo antes posible, pero ha advertido que eso requiere mucho tiempo y no hay que “relajarse”.

Por ello, ha reiterado que hay que seguir haciendo lo mismo, tener “muchísima prudencia” y aplicar “a rajatabla” las seis ’emes’: metro y medio, mascarilla, manos, maximizar ventilación, minimizar contactos, meterse en casa. “En definitiva tener cuidado y poco contacto social” ha explicado la consejera.