Verónica Casado
La consejera de Sanidad, Verónica Casado, comparece este viernes ante las Cortes de Castilla y León para informar sobre la situación sanitaria y epidemiológica de la comunidad autónoma en relación con la pandemia de la covid-19, en Valladolid. EFE/R. GARCÍA

La consejera de Sanidad de Castilla y León, Verónica Casado, ha atribuido el aumento de casos del pasado mes de enero en la denominada tercera ola al incremento del contacto social y la movilidad vinculados a las vacaciones de Navidad y la aparición de nuevas variantes más contagiosas como la británica.

La consejera ha comparecido por petición propia ante la Comisión de Sanidad de las Cortes de Castilla y León, donde ha realizado un análisis de la situación epidemiológica actual, que mantiene durante los últimos días una mejoría en los datos de contagios, y ha realizado un repaso de la evolución de la tercera ola en la Comunidad.

En su intervención, Casado ha reconocido al mejoría de los datos pero ha mostrado su preocupación por el todavía elevado grado de ocupación de las UCI de los hospitales. Asimismo, ha insistido en que la principal diferencia entre la segunda y la tercera ola fue la velocidad en el incremento de los contagios.

En este sentido, ha recalcado el aumento lento y progresivo en septiembre, octubre y noviembre, y un alza “muy rápidoen la primera semana de enero, lo que llevó a la Comunidad a un tope máximo de incidencia acumulada a 14 días de 1.417 casos por cada 100.000 habitantes. “En cuatro semanas se multiplicó la IA casi por doce, pasando de 62,7 en la semana 52 -al inicio de la Navidad- a 746 casos en la semana 3 -de enero-“, ha destacado la consejera.

Casado ha desgranado también, entre las diferencias mencionadas, el cambio en la tipología de los brotes de la enfermedad, explicando que en esta tercera ola se han dado sobre todo los de ámbito familiar, social o mixto, que representan un 90% de la totalidad de los brotes detectados en enero. Esto ha conllevado que núcleos familiares enteros o que varios de sus miembros hayan estado hospitalizados a la vez en las plantas y también en las unidades de críticos, ha asegurado la titular de Sanidad.

Casado ha reconocido que también la llegada de la vacuna ha tenido cierta influencia en una disminución de casos e ingresos entre la población que se encuentra en residencias de mayores y discapacitados, aunque no ha aportado datos concretos.