Casado asegura que el objetivo del PP es “volver a liderar este país”

El presidente de la formación popular asegura que no facilitará la investidura de Sánchez y niega que quiera repetir las elecciones por responsabilidad, “aunque nos pueda venir bien”

56
´Pablo Casado (2 por la izquierda), junto a Alfonso Fernández Mañueco (izq), Carlos García e Isabel Díaz Ayuso. / EFE
Publicidad

El presidente nacional del PP, Pablo Casado, reiteró en Ávila su negativa a facilitar la investidura del socialista Pedro Sánchez e hizo un juego de palabras sobre la posible plataforma España Suma ante hipotéticas elecciones al señalar que “allí donde el PP ha sumado, España ha sumado”.

Casado abrió por segundo año consecutivo en Ávila el nuevo curso político arropado por buena parte de la cúpula de su partido, con Teodoro García Egea, secretario general, así como por el vicesecretario de Comunicación, Pablo Montesinos, o el senador por Castilla y León Javier Maroto.

Arropado igualmente por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y por el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, el líder del PP advirtió de que, “decida lo que decida” el presidente del Gobierno en funciones, el PP trabaja para “cualquier posibilidad”.

El objetivo, añadió, es que el Partido Popular “esté en condiciones para poder volver a liderar este país”. No obstante, el que fuera diputado del PP por Ávila entre 2011 y 2019 aseguró que su partido “no quiere elecciones generales”, a pesar de que “hay quien dice” que a los populares les “puede venir bien” o que “reforzarían” su papel en el tablero del desbloqueo político porque afirma que su formación es “responsable”.

Tras afirmar que al PP no se le va a “encontrar” en el “juego” de ver “quién tiene la culpa” de esta situación que calificó de “tomadura de pelo e irresponsabilidad”, Pablo Casado se mostró “convencido” de que los votantes de centro y derecha que han visto que la “fragmentación” del voto “facilitó” un gobierno del PSOE, “no entenderían” que esta situación se repitiera.

España suma

Refiriéndose a la plataforma planteada por los populares en torno a España Suma, a semejanza de Navarra Suma, Casado afirmó que “allá donde el PP ha sumado, España ha ganado”, a diferencia de lo que a su juicio ha ocurrido con el PSOE, que “donde ha sumado, España ha perdido”.

“Yo no propongo esto por rédito personal ni partidista, soy una persona de consensos y acuerdos”, argumentó, para después indicar que cuando plantea la “unión de fuerzas del centro y la derecha en un proyecto en común” no lo hace para “abrir trinchera”, sino para “hilvanar un proyecto sugestivo de vida en común para todos los españoles”.

Después de insistir en que los españoles quieren que los políticos se pongan de acuerdo y “salir de este bucle”, el presidente del PP indicó que el “compromiso” del PP “pase lo que pase” es “estabilidad y desbloqueo”.

“Aquellos que quieran votar a una opción que no les haga volver a las urnas a los pocos meses, tendrá aquí su casa”, sostuvo el presidente del PP, antes de afirmar que su “responsabilidad” será “unir en torno al PP a todos aquellos que quieren mantener unida España”.

Sin embargo, se mostró convencido de que los votantes de “centro y de derecha” se movilizarían en una nueva cita electoral después de ver “cómo la fragmentación partidista -entre el PP, Ciudadanos y Vox- con los mismos votos puso la alfombra roja a que llegara un Gobierno como el del PSOE al poder”.

El presidente popular explicó que su “no es no” a Sánchez no es por una cuestión personal, sino porque su proyecto “es incompatible” con su partido: “No podemos estar a favor de esa hoja de ruta en la que se equipara un supuesto diálogo superior entre aquellos que quieren romper la igualdad entre españoles”.

Durante su intervención, Casado hizo varias referencias a la crisis de Cataluña, cuya gestión por parte del Ejecutivo de Sánchez “no ha mejorado”, dijo.

Nacionalistas

Porque bajo su punto de vista, el presidente del Gobierno no ha rechazado abiertamente pactar con los partidos independentistas, sino que ha exigido al PP que apoye o facilite una investidura “si no quiere que pacte con nacionalistas”. Algo que Casado consideró una “amenaza hipócrita” que, en sus palabras, serviría a Sánchez para “no tener que cerrar un acuerdo que le cueste demasiados ministerios”.

Otra de las cuestiones programáticas que dice le impiden permitir un nuevo gobierno socialista es la política migratoria, ya que considera que el PSOE se basa en la “improvisación” para abordar las crisis de este ámbito y que la del Open Arms, en concreto, se ha movido en función del “termómetro de confrontación con Podemos”.

Y, por otra parte, la gestión económica e industrial, a la que el Ejecutivo socialista está poniendo “palos en las ruedas” con las subidas de impuestos” y la situación de “incertidumbre” que genera la parálisis política.

Por ello, Casado anunció que en las próximas semanas convocará una Convención Económica para plantear el proyecto a futuro con el que cuenta el PP en este ámbito.