Casado aboga por solucionar el déficit de profesionales

La consejera de Sanidad dice que no se puede "dilapidar ni un segundo" en afrontar la situación

115
La consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Verónica Casado.
Publicidad

La consejera de Sanidad de Castilla y León, Verónica Casado, advirtió de que no se puede “dilapidar ni un segundo” para solucionar el déficit de profesionales porque en los próximos cinco o diez años podría jubilarse incluso un 50 por ciento de las plantillas dada la edad media de las mismas.

Casado se expresó así en referencia a uno de los dos principales problemas con los que se ha encontrado al llegar a la Consejería de Sanidad hace cerca de seis meses, al que se suma el de la financiación, que esperaba fuese complicada “pero no tanto”.

Aunque la consejera aseguró encontrarse “bien” desde el punto de vista emocional, reconoció que quizá es “más duro” lo que se ha encontrado en un departamento en el que ve “muchas tensiones” a todos los niveles, desde el político al sindical o de los medios de comunicación, aunque al mismo tiempo se lo esperaba porque la Sanidad “preocupa mucho” a las personas.

Casado señaló que aunque sabía que ocuparse de la Consejería iba a ser “complejo” también era “un reto absolutamente extraordinario”, aunque tiene un “poco de miedo” porque si no se reconducen “mucho” algunas cosas en cinco o diez años la sanidad que se conoce, que es “absolutamente puntera”, a lo mejor se “pierde”.

“Pero yo creo que hay muchas estrategias que podemos poner en marcha y que pueden mejorar mucho la, la calidad y los objetivos que queremos conseguir”, afirmó.

En concreto, por lo que se refiere al déficit de profesionales, algo que afecta a todo el Sistema Nacional, recordó que hay diez especialidades en las que ya hay problemas como medicina de familia, pediatría o ginecología, entre otras, pero ha advertido de que se puede llegar a 25, dada la edad media de los profesionales, que es casi la de los habitantes de la Comunidad.

Por ello, incidió en que mucha gente que se va a jubilar en los próximos en los próximos años y si se tienen en cuenta las 25 especialidades en las que puede haber problemas podría llegarse a un 50 por ciento de plantilla que llegaría a la jubilación en cinco o diez años. Así, ha abogado por poner en marcha “muchas estrategias” para intentar que esto no suceda.

SOLUCIONES

Entre las dos grandes líneas de trabajo para dar una solución a este problema la primera es que se formen más profesionales en las especialidades deficitarias mediante la formación con todas las plazas que están acreditadas y, por otro lado, que de alguna manera se agilicen los procesos de homologación de extranjeros, algo que corresponde a Ministerio.

Estas dos “estrategias”, junto con los concursos de traslados y las oposiciones con periodicidad anual o cada dos años cree que podría ayudar a fidelizar a profesionales, que se van por la falta de estabilidad o la precariedad, por lo que abogó también por contratos más largos o plazas más estables.

Sin embargo, a pesar de que cree que con estos tres polos se puede “estabilizar un poco el tema”, apuntó la consejera de Sanidad, son cosas que hay que hacer de manera urgente.

“Nos va persiguiendo el tiempo”, añadió Casado, quien ha advertido de que no se puede “dilapidar ni un segundo”, ya que el tiempo de formación de los profesionales son cuatro o cinco años, de manera que o se empieza a hacer ya o las próximas jubilaciones harán que haya una situación “complicada”.

“Los análisis y estudios que hemos hecho nos dicen que sí, que podemos, que podemos conseguir estabilizar el tema”, aclaró, que ha recordado que es un tema que viene de atrás y ya hace años que se reclamaban más plazas de medicina de familia de las que se sacaban, como cuando ella era presidenta de la Comisión Nacional de la especialidad, en el año 2012.

Después de siete años no se hizo aunque ahora cree que sí, al tiempo que apuntó que no es un problema político, sino generalizado, porque muchos consejeros del ramo coinciden en estos planteamientos.

Junto a esta cuestión, otro de los peores problemas con el que se ha encontrado es la financiación, que aunque esperaba “complicada” no “tanto” como en la realidad, con un déficit de 830 millones y unos presupuestos prorrogados.

Casado incidió en algunas dificultades que han contribuido a la situación como el aumento de sueldo, las sentencias judiciales que suponen coste, es decir, cosas que han complicado la situación.

Sin embargo, cree que esto es una situación, junto la del déficit de profesionales, común al conjunto del Sistema, que hace que muchos consejeros pidan un pacto por la sanidad porque ahora se trata de poner soluciones con criterios técnicos de forma común.