Introducción del lince ibérico en Palencia
El estudio realizado destaca a esta especie como un eficaz controlador de otros depredadores, como el meloncillo.

La Junta de Castilla y León inicia la participación pública del proyecto de reintroducción del lince ibérico en el Cerrato palentino en el marco de la Estrategia Nacional para la Conservación de este animal y del compromiso de la Comunidad de realizar su reintroducción en aquellas comarcas donde ecológica y socialmente sea viable. Los estudios previos realizados han determinado que las dos zonas con mayor viabilidad para el desarrollo del proyecto son el Cerrato palentino y los cañones del Duero en la provincia de Zamora. Por eso ayer, técnicos de la Consejería de informaron a los alcaldes de la zona del estado de los trabajos y del proceso de participación pública que se desarrollará durante las próximas semanas.

El delegado de la Junta, José Antonio Rubio, aseguró que “el proyecto de reintroducción del lince ibérico en la provincia de Palencia se hará si cuenta con el respaldo de los municipios implicados. Por ese motivo, el primer paso es realizar esta labor divulgativa para que todos aquellos públicos relacionados con el proyecto lo puedan conocer desde el principio. Es el caso de la población de esta zona y sectores como agricultores y ganaderos o cazadores”.

El estudio técnico realizado recoge la importancia de este animal como eficaz controlador de otros depredadores más generalistas como el zorro o el meloncillo, dando como resultado que en aquellos territorios donde se establecen poblaciones de este felino disminuye notablemente la densidad de otros depredadores, beneficiando de este modo a las poblaciones de especies cinegéticas de caza menor. El análisis realizado también demuestra que el lince no afecta significativamente a la ganadería extensiva, al estar en su dieta de forma mayoritaria el conejo, que causa importantes daños en el cultivo. Además, la presencia de este animal supone un motor económico derivado de las mejoras del hábitat y del auge del turismo de naturaleza.

Cabe recordar que el lince ibérico se extinguió en Castilla y León en la década de los ochenta del siglo pasado coincidiendo con un importante declive en las poblaciones de conejos debido a la aparición de la denominada Enfermedad Hemorrágico Vírica, que castigó severamente a las poblaciones ibéricas llegando en muchos casos a la práctica desaparición del conejo silvestre en zonas donde era tradicionalmente abundante.