El grito de “¡Autovía Ya!” fue el más coreado durante la concentración en la Plaza Mayor. / europa press
Publicidad

Más de dos mil personas, según informó la organización, se concentraron ayer en la Plaza Mayor de Aranda de Duero (Burgos) para exigir la finalización de la Autovía del Duero (A-11) y protestar por el lento ritmo al que se desarrollan las obras de su ejecución hasta ahora. La cita en la capital ribereña fue el punto culminante de una jornada de protesta que comenzó a primera hora de la mañana en Soria y Peñafiel (Valladolid), de donde partieron las marchas lentas que con el lema ‘Al mismo ritmo que las obras’ circularon a una velocidad máxima de 60 kilómetros hora por la N-122, carretera que desde hace 26 años está pendiente de convertirse en la A-11.

Convocados por la Plataforma por las Infraestructuras de Aranda de Duero, ‘A-11 Pasos de Peñafiel’ y ‘Soria ¡YA!’, en total medio millar de vehículos cubrieron a la menor velocidad permitida por la ley los 115 kilómetros que separan la capital soriana de Aranda y los 40 que distan de la villa peñafielense de la arandina.

El grito “¡Autovía YA!” fue el más coreado durante la concentración en la Plaza Mayor arandina, donde también se escucharon consignas como “Menos corbatas y más excavadoras”, “Sin inversión, despoblación” u otros cánticos que dejaban constancia del hartazgo de la ciudadanía.

Tras retrasarse la lectura del comunicado por la demora de la caravana soriana, todos los que esperaban, sin perder en ningún momento el ambiente festivo que prevaleció en toda la jornada, corearon “Llegan tarde porque no hay autovía”.

Laura Gil (‘Soria ¡YA!’), Raquel Lorenzo (‘A 11 Pasos’) y Sonia González (‘Aranda de Duero por las Infraestructuras’) fueron las encargadas de leer un comunicado conjunto con el que transmitir a los gobernantes, “los de aquí y los de allí”, el cansancio, hartazgo y hastío por el “lento no, lentísimo” ritmo al que avanzan las obras de la Autovía del Duero.

“Es vergonzoso, (para quien tenga vergüenza, ¡claro!) que una carretera cuyas obras comenzaron en los años 80, hoy, ¡30 años después!, de un total de 210 kilómetros que separan Soria de Valladolid, solo 70 estén terminados”, a pesar de haber sido declarada de interés estratégico por la Junta de Castilla y León, recalcaron ante los medios.

Representación

Durante la lectura del manifiesto, interrumpido en varias ocasiones por los aplausos y gritos contra los políticos como “No nos representan”, se incidió en el “recorrido infame” de esta vía, por la que circulan cada día más de 7.000 vehículos, muchos de ellos pesados, y alcanza índices de peligrosidad 400 veces superiores a la media nacional.

Asimismo, se recordó también que esta vía divide en dos localidades como Peñafiel, cuyos residentes se enfrentan cada día a situaciones de peligro provocadas por el tráfico, se realizan recorridos más “propios de videojuegos” que la circulación de una vía moderna o se enfrentan a cambios de rasante, cruces con animales o peligrosos adelantamientos para adelantar los numerosos camiones que discurren por ella, lamentaron.

Todo ello a pesar de que son cerca de 500.000 los castellanoleoneses afectados por el trazado de la N-122, cerca del 21 por ciento de la población de la Comunidad. La concentración contó con la participación de numerosos representantes políticos, como el director general de Relaciones Institucionales, Máximo López Vilaboa; la alcaldesa de Aranda, Raquel González, o el procurador socialista Luis Briones.