back to top

Agricultura premia a las “joyas” de las FP agrarias para fomentar “la vocación en el medio rural”

Los diez alumnos más destacados reivindican la “pasión” por el medio rural desde una “profunda relación con el mundo animal” y agrario

La Consejería de Agricultura galardonó hoy a las “joyas” de sus Centros Integrados de Formación Profesional con la concesión de los primeros Premios a la Excelencia, que desde la “voluntad de que se mantengan por muchos años”, pretenden fomentar “la vocación en el medio rural” que permitan el relevo generacional en el campo de Castilla y León.

La sede de la Consejería de Agricultura en Valladolid acogió la entrega de esta primera edición de los galardones que suponen “un reconocimiento especial al esfuerzo de los alumnos de los centros, que van a ser el futuro de nuestra agricultura”, como subrayó, en declaraciones recogidas por Ical, el consejero del ramo, Gerardo Dueñas.

“Hay mucho nivel y mucho futuro”, destacó, reivindicando el “ejemplo de conexión entre las nuevas generaciones y la vida rural” que supone la formación impartida en los ocho centros y diez ciclos que se desarrollan en la Comunidad, y que pretende seguir creciendo tras pasar de 614 a 643 alumnos en el último año.

Por ello, el consejero anunció el lanzamiento hoy de la nueva campaña de matriculación en los Centros Integrados de Formación Profesional Agraria que la Junta tiene en La Colilla (Ávila), Albillos (Burgos), Almázcara (León), Viñalta (Palencia), Coca y Segovia en la provincia segoviana, Almazán (Soria) y La Santa Espina (Valladolid), con el lema ‘Queremos campo’.

Y es que, como recordó Dueñas, “si no tenemos gente en los pueblos que quiera seguir haciendo actividad agrícola y ganadera, las ciudades lo van a pasar muy mal porque su futuro depende de la producción de alimentos”, y para ello es relevante impartir “formación de calidad a los alumnos”, como “grandes protagonistas de hoy y del futuro”.

En ese sentido, el consejero de Agricultura manifestó que el apoyo a los jóvenes es uno de los “ejes fundamentales” de la actuación de su Consejería, que se despliega en cuatro líneas: el apoyo a la instalación de nueva actividad agraria, que incluye las ayudas de sucesión con un importe de 5,7 millones en lo que va de año; la modernización de las explotaciones de titulares jóvenes, con una cuantía en 2024 que supera los 18 millones de euros para beneficiar a 566 agricultores y ganaderos; la oferta formativa mencionada para “mejorar la cualificación profesional”; y la “diferenciación positiva en la PAC”, donde Castilla y León es, según Dueñas, “referente nacional”.

Oferta educativa variada
Igualmente, el director general de Desarrollo Rural, Jorge Izquierdo, profundizó en esa oferta educativa que presenta la Consejería y cuyo plazo de matriculación arranca hoy con el lema ‘Queremos campo’. “Todos queremos más campo y especialmente más jóvenes en el campo”, comentó Izquierdo, quien ensalzó la “variedad de ciclos ofertados en los ocho centros de la Comunidad”.
Además, este año se lanza el nuevo grado superior en Procesos de Calidad en la Industria Alimentaria, con el fin de “organizar y controlar los procesos de elaboración de productos alimenticios, programando y supervisando las operación y recursos”. Cuenta con salidas profesionales como jefe de línea, planta de fabricación, sección o de almacén, encargado de producción y técnico en laboratorio de control de calidad, que se impartirá en el centro de Ávila.

En total, este curso que ahora termina, y cuyos alumnos recibieron los Premios a la Excelencia del Alumnado en su primera edición, se han desarrollado diez ciclos, cuatro de grado medio y seis superiores, todos ellos de la familia profesional agraria y en menor medida, de la de industrias agroalimentarias y actividades físico-deportivas en el medio rural.

Izquierdo subrayó que uno de los ciclos con mayor demanda y que recibe un mayor número de alumnos procedente de otras comunidades es el Grado Superior de Ganadería y Asistencia en Sanidad Animal, cuya mejor alumna fue Paola Santos, del centro Viñalta (Palencia). Junto a ella fue reconocido Manuel Navarro en el grado de Paisajismo y Medio Rural, de La Santa Espina; en Gestión Forestal y de Medio Natural, Diana Zayas, del centro soriano de Almazán; y en Vitivinicultura, Adrián Díez, también de La Santa Espina. A partir de este próximo año arranca la novedad del Grado Superior en Procesos de Calidad en la Industria Alimentaria.

Mientras, en Grado Medio, Santiago Andrés Chico, de La Santa Espina, fue el mejor alumno en Producción Agropecuaria; María Docio, de Viñalta, en Producción Agroecológica; Carlos Ignacio Sanz, del CIFP de Coca (Segovia), en Aprovechamiento y conservación del medio natural; Lidia Palomo, de La Santa Espina, en el grado de Elaboración de Aceites de Oliva y Vinos; Lucía Díez, del CIFP de Segovia, en el de Guía en el medio natural y de tiempo libre; y María Díaz, del mismo centro, en el de Actividades ecuestres.

El Itacyl recibirá así, durante un mínimo de seis meses, a estos alumnos premiados en los diferentes ciclos de la rama agraria. Además, los premiados en Guía en Medio Natural y de Tiempo Libre, Aprovechamiento y Conservación del Medio Natural y Gestión Forestal y del Medio Natural, lo harán en la Fundación Patrimonio Natural y la galardonada en el grado medio de Actividades Ecuestres lo hará en la Federación Hípica de la Comunidad. Se trata de una iniciativa de la Consejería para tratar de fomentar el relevo generacional en el sector primario de Castilla y León, e incentivar la formación en el ámbito agrario.

Fuerte vínculo con los animales
En nombre de todos los premiados intervino Paola Santos, galardonada como mejor alumna en el Grado Superior de Ganadería y Asistencia en Sanidad Animal, y alumna del Centro Viñalta, quien recordó que desde niña sintió “una profunda relación con el mundo animal”, con atención a los caballos en el seno familiar y tras “cuidar de animales en una protectora”. “No solo es un logro académico, sino una dedicación, esfuerzo para un campo vital para la sociedad”, dijo.

Durante su intervención, abordó las vivencias en el Grado de Ganadería y Asistencia sanitaria animal. “He desarrollado un aprecio aún mayor por la complejidad e importancia del sector ganadero. Desde el primer día, he aprendido sobre el cuidado y manejo de los animales, su trazabilidad, fisiología y conocimiento sobre primeros auxilios en pequeños animales. Cada clase teórica y práctica ha sido fundamental”, sostuvo Santos, quien mencionó las visitas a explotaciones ganaderas y ferias del sector. Todo ello, con el reto de “aprender a gestionar y garantizar el bienestar animal”, que más tarde supone “llevar la sanidad y salud a nuestras mesas”. “Nos habéis enseñado que ser ganadero no solo es una vocación, es también pasión”, finalizó.

“Nos apasiona la agricultura y la ganadería y nos vamos a dedicar a lo que nos gusta”
Los diez mejores alumnos de los ocho centros integrados de FP agraria de Castilla y León coinciden en la pasión que produce en ellos la agroganadería y el medio natural y forestal

“A todos nos apasiona la agricultura y la ganadería, que tienen mucho futuro y un amplio margen en el mercado laboral. Muchos seguirán estudiando, pero todos nos vamos a dedicar a esto, que es lo que realmente nos gusta”. María Docio, del CIFP Viñalta, de Palencia, desvela cual es su sueño, tras ser reconocida como la mejor alumna del Grado en Producción Agroecológica, que también se imparte en Almázcara (León). Deja claro que su reto y su deseo es dedicarse laboralmente al sector primario, denominador común de la decena de alumnos de los ochos centros integrados de FP agraria, que recogieron esta semana en la sede de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural los diplomas que les acreditan como los mejores en la I edición de los Premios a la Excelencia, en un acto clausurado por el titular del departamento, Gerardo Dueñas.

Natural de Paredes de Nava (Palencia), María Docio apenas tuvo que desplazarse a 20 minutos de su casa para estudiar este grado, al que llegó porque “siempre, desde muy pequeña”, le ha gustado “mucho la ganadería y el campo”, pasión que compartía con su padre, agricultor de profesión. Así, al acabar la ESO, decidió dejar de lado la posibilidad de estudiar Bachillerato para entrar en el grado de Producción Agroecológica, un estudio con el que ha disfrutado de “un ambiente genial” con compañeros que comparten esa pasión por el sector primario y que demuestra, a su juicio, que “tiene mucho futuro” porque todos van a seguir formándose o entrar en el mundo laboral desde la perspectiva de dedicarse a “lo que realmente nos gusta”.

Y todo ello en Castilla y León, un lugar en el que esta brillante alumna reconoce que existen “resistencias” a la producción agroecológica, el grado en el que ha recibido su formación, porque “cuesta mucho escuchar que la forma convencional no es la mejor forma de hacer las cosas”, especialmente ahora en que “hay que alimentar a todo el mundo y hacerlo todo en ecológico sería muy complicado”. “Pero es muy buena opción”, reconoce a Ical, defendiendo además que “cada vez hay más gente a la que le interesa y se dedica a la producción ecológica” dado que “tiene bastante futuro” y permite adaptarse a la sostenibilidad, que “es muy importante”.

Amor por los animales
Sabe bien de lo que habla la vallisoletana Paola Santos, que ha estudiado también en el CIFP Viñalta de Palencia y que ha sido distinguida como mejor alumna en el Grado Superior de Ganadería y Asistencia en Sanidad Animal. “Desde pequeña me gustan mucho los animales”, apunta, para recordar que optó por estos estudios tras terminar otro grado en farmacia. Siempre observó con buenos ojos el trabajo de su tío, que realizaba la trashumancia con un rebaño de ovejas desde Extremadura a los Picos de Europa. En alguna ocasión, Paola le acompañó y ello despertó este sueño que ahora culmina. O más bien se inicia, porque tras el estudio, arrancan las prácticas en el Itacyl que luego proseguirán en el seno del mercado laboral. A ello también ha contribuido el interés de su madre por montar a caballo.

De los niños a los caballos
Un mismo objetivo persigue María Díaz, quien narra su peculiar cambio tras ser elegida como la mejor alumna del Grado Medio en Actividades Ecuestres, cursado en el CIFP de Segovia. Se decantó por este estudio tras terminar el grado superior de Educación Infantil. “Me gustaba muchísimo, pero al hacer las prácticas no me sentía al cien por cien, me faltaba algo. Y ahora no me arrepiento de nada de haberme centrado solo en caballos”, manifestó.

Díaz cree que este grado “abre muchas puertas”. Como ejemplo, un botón, pues desde que lo empezó “ya ha salido muchísimo trabajo por otros lados, cosa que con el de Educación Infantil es bastante complicado”.

Señala que su familia siempre ha tenido vínculo con los animales, y especialmente con los caballos, pero sonríe cuando recuerda que ella empezó el grado “sin saber montar”, lo que le causó al inicio “mucho miedo”, sobre todo porque sus compañeros “habían tenido una vida más relacionada con los caballos y recibían clases de hípica”. “Entré asustada, pero es un grado en el que empiezas desde cero, los profesores de las prácticas de montar te ayudan muy bien y están muy cualificados para ello, aprendes la alimentación, primeros auxilios de équidos. Todo ello aunque no haya tenido relación nunca”, indicó Díaz, quien invitó a los jóvenes a inscribirse en este grado aunque no hayan tenido vínculos ecuestres anteriores.

Uno de los puntos que juega a su favor es que ya realizó las prácticas durante tres meses a través de un Erasmus en Portugal, en el centro ecuestre de doma de Coudelaria de Alter, que se asemeja “bastante” a su sueño laboral, pero cerca de su “casa”, en Segovia. Por el momento, ella no se detiene y compagina el estudio con un trabajo en concursos en el propio Centro Ecuestre de Casilla y León, también en la ciudad del Acueducto.

“Experiencia maravillosa”
Por su parte, el premiado en el grado de Producción Agropecuaria, que recibió su formación en La Santa Espina de Valladolid, es el joven zamorano, natural de Donadillo, Santiago Andrés Chico, que tras intentar entrar en el grado de Aprovechamiento y conservación del medio natural, finalmente optó por unos estudios que le han permitido vivir “una experiencia maravillosa” en la que conocer “a gente muy importante”.

Y es que el grado de Producción Agropecuaria tiene una parte práctica que incluye “coger los tractores e ir al campo” para formarse como conductor o “temas similares”, los que apasionan a un joven que destaca que su futuro puede estar tanto en el ámbito de la producción agropecuaria o en el de la gestión forestal, pero siempre en Castilla y León. “Todos somos de aquí, es nuestra tierra y aquí tenemos nuestra vida”, defiende, señalando que la mayoría de sus compañeros de grado “tienen explotaciones y su idea es seguir” con el legado familiar, mientras que en su caso, el objetivo es “entrar en una o crear la mía propia, pero quedándome en el campo”.

Gestión forestal y la alondra ricotí
Aunque a primera vista la gestión forestal se aleje del sector primario, nada más lejos de la realidad. Es el ejemplo que transmite la soriana Diana Zayas, mejor alumna en el Grado Superior de Gestión Forestal y de Medio Natural, que ha recibido en el CIFP de Almazán y que se imparte también en Almázcara (León) y Coca (Segovia). Tras estos dos años de estudio, recuerda que el germen de su interés por este sector “nace verdaderamente” tras cursar Biología. “Tras acabar me encontré un poco frustrada, sentía que no había aprendido lo que quería o lo suficiente. Tampoco quería cursar un máster y como me gusta mucho el medio ambiente y la conservación por la biodiversidad, pues me lancé a este grado superior, que tenía además al lado de casa”, rememora esta soriana.
Aunque cree que “siempre se puede seguir aprendiendo”, apuesta por hacerlo a partir de ahora “también trabajando”, y pone el foco en la biodiversidad y en cuestiones de gestoría ambiental, aunque en el corto o medio plazo desvela su intención de obtener una plaza de agente forestal.

Durante su vida laboral deberá luchar en prevención y extinción de incendios, así que si tuviera la batuta para tomar decisiones, Zayas profundizaría “más en la limpieza del monte, reducir la gran cantidad de matorrales”, algo que achacó a la despoblación. Zayas realizará las prácticas en la Fundación de Patrimonio Natural, en un destino aún sin determinar, pero admite que le gustaría “en cualquier proyecto de conservación”, como puede ser el de proteger la “alondra ricotí en Soria”.

El sueño de Lucía Díez también está asociado a la naturaleza. Tras obtener el mejor expediente en el grado medio de guía en el medio natural y tiempo libre, al que entró “casi de casualidad”, señala que lo que le apasiona “es pisar el terreno y conocer la calle”, por lo que esta joven de Trobajo del Camino (León) también ultima su licencia de rafting en Murillo de Gállego (Zaragoza), en la empresa que le permitió hacer las prácticas. Por su cabeza, se plantea, pasa ahora la posibilidad de estudiar un grado universitario de INEF “para especializarse en barranquismo”.

Sí que le viene de familia el interés al segoviano Carlos Ignacio Sanz por el aprovechamiento y conservación del medio natural, que es el nombre del grado medio que ha estudiado en Coca, y donde llevará a cabo durante los dos próximos cursos el grado superior. “Me viene de familia. Mis bisabuelos y otros tíos han sido gabarreros en El Espìnar y siempre se han dedicado a la naturaleza”, comenta este joven de 26 años, quien atiende a Ical al término de su turno en el retén de incendios en Segovia, donde trabaja por segunda campaña consecutiva, una labor que compagina con su asistencia a la escuela caucense, donde las obligaciones laborales muchas veces le han impedido acudir a clase.

Y ADEMÁS...
NOTICIAS

ASAJA alerta de la expansión del lobo en la provincia. La Junta deberá indemnizar a las víctimas de ataques

La Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA) de Segovia ha advertido del “desmesurado” aumento la población de lobo en la provincia de Segovia, lo que, a su vez, habría provocando el aumento de ataques al ganado. Una advertencia que realizan tras volver a llevar por este tema al juzgado a la Junta de Castilla y León y volver a ganar los juicios en favor de los ganaderos, que deberán ser indemnizados.

Las explotaciones caprinas, en peligro por el precio de la leche

La organización agraria COAG ha denunciado este jueves la “delicada” situación a la que se enfrentan los 5.340 productores de leche de cabra que existen en España por los bajos precios que perciben por su producto, frente al coste que les supone sacarlo adelante.“Tras un tiempo en el que el sector ha operado con cierta estabilidad, desde el pasado mes de noviembre de 2023 los precios han comenzado a descender y amenazan de nuevo con caer a umbrales incompatibles con la sostenibilidad económica de las pequeñas y medianas explotaciones”, ha subrayado el responsable sector caprino de COAG, Antonio Rodríguez, según ha recogido un comunicado.

Cerca de 2.590 millones de ayudas al campo sin aprovechar en 2022 y 2023

Unión de Campesinos de Segovia-UCCL ha señalado que, en los años más duros de la crisis agraria, 2022 y 2023, el Ministerio de Agricultura y el de Transición Ecológica desaprovecharon 2.590 millones de euros que estaban en sus presupuestos, destinados a programas relacionados con agricultura, medio rural, medio ambiente y políticas de agua.

El granizo agrava aún más la mala situación que vive el sector cerealista en Segovia

En algunos municipios de la provincia de Segovia los últimos siniestros causados por el granizo han provocado un 80% de media de daños a nivel de parcela, por lo que el año 2024 será “ruinoso” para muchas explotaciones cerealistas de Segovia, tal y como informan desde la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA) de Segovia.