Acuerdo para reivindicar las infraestructuras pendientes

Portugal y Castilla y León insistirán ante el Gobierno español

3

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, pidió ayer al Gobierno de Portugal que insista al ministro de Fomento del Gobierno de España, José Blanco, como «lo hará Castilla y León», en el desarrollo de las infraestructuras previstas y que mantenga los compromisos en la materia. Herrera, quien ayer se entrevistó con el ministro de Obras Públicas, Transportes y Comunicaciones de la República de Portugal, Mario Lino, mantuvo que el desarrollo de las infraestructuras es fundamental para impulsar los proyectos de cooperación que se plantean los dos territorios limítrofes.

Durante el encuentro repasaron, entre otros asuntos, el estado de las grandes infraestructuras de comunicación que conectan Castilla y León con Portugal. Entre ellos, las conexiones ferroviarias en el trayecto Salamanca-Fuentes de Oñoro-Aveiro para el que Herrera pidió la máxima agilización, teniendo en cuenta que las sucesivas cumbres hispano-lusas han aplazado la ejecución de esta línea y que el plan de infraestructuras del Gobierno de España, el PEIT, sólo la recoge en su horizonte temporal de vigencia, es decir, el año 2020.

autovías. En el ámbito de las autovías, Herrera puso sobre la mesa la situación de tres proyectos: el tramo Zamora-Frontera portuguesa de la A-11; la conexión de la A-62 (Autovía de Castilla) en su conexión con la AP-5 y la futura León-Braganza. En cuanto a la Autovía del Duero, el Gobierno de Portugal tiene previsto, en su territorio, ponerlo en servicio en 2012. Sobre la Burgos-Portugal, el tramo de conexión Fuentes de Oñoro-Vilar Formoso tiene un plazo de ejecución de 41 meses y debería estar en servicio dentro de tres años.

Por último, el presidente del Ejecutivo regional recordó al ministro de Obras Públicas la situación del proyecto para conectar la capital leonesa con la localidad lusa de Braganza así como la partida presupuestaria de 104 millones de euros que contempla el Plan Regional de Carreteras 2008-2020 de la Junta y que permitiría convertir la actual CL-622 entre León y La Bañeza en autovía, lo que, a su vez, podría ser el primer tramo de la futura vía hacia Braganza.