8M 2020
Manifestación pasada del 8-M en Segovia. / NEREA LLORENTE

Un total de 22 manifestaciones o concentraciones se han comunicado a la Delegación del Gobierno en Castilla y León para el 8 de marzo, relacionadas con las reivindicaciones propias del Día Internacional de la Mujer que se desarrolla esa jornada, y que se celebrarán dentro de los condicionantes que exige cumplir con las normas contra la covid.

“La Delegación del Gobierno no autoriza” esas concentraciones, que son un “derecho del ciudadano”, y para las que se piden informes policiales, y sanitarios ahora en este momento de pandemia, por si cabe alguna consideración en contra, ha explicado este martes el delegado del Gobierno en la Comunidad, Javier Izquierdo.

No solo se han planteado esas 22 manifestaciones relacionadas con del Día de la Mujer, también para ese 8 de marzo se han comunicado otras nueve concentraciones, una por provincia, convocadas por la Asociación Nacional de Víctimas y Afectados por el Coronarivus. Y otra más, en Burgos, convocada por la Delegación diocesana Pastoral de Migraciones, según han detallado fuentes de la Delegación del Gobierno en Castilla y León.

Izquierdo ha explicado que en todas ellas, igual que con las que se han sucedido estos días por parte de los empresarios o la que hubo en Valladolid por los aforos de lugares de culto, se piden informes a las policías local y nacional y ahora con la pandemia también a la autoridad sanitaria, en este caso la Consejería de Sanidad autonómica.

En base a esas consideraciones de algún tipo de condicionantes o riesgo para seguridad ciudadana pueden ser informes desfavorables que lleven a que no se celebre. En los casos de manifestaciones dentro de la etapa de pandemia, se han solicitado y se solicitan informes a la Consejería de Sanidad, de los que ninguno ha sido negativo y todos han incluido condicionantes de que se cumpla con las medidas de distancia de seguridad, uso de mascarillas y resto de medidas que rigen en la Comunidad para combatir la covid, ha explicado Izquierdo.

Una de esas 22 concentraciones es la convocada por la Asamblea 8M de Valladolid para ese 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, en la plaza Zorrilla y aledaños de la capital vallisoletana, que se plantea con “todas las medidas de prevención y marcas en el suelo para garantizar los dos metros de distancia”.

La concentración ha sido notificada a la Delegación del Gobierno y en principio no hay ningún impedimento para la misma, que se plantea en una amplia zona y con todas las medidas de seguridad, según han explicado a Efe fuentes de la Asamblea. Este año la asamblea 8M Valladolid realizará una concentración en un espacio amplio que comprende desde la calle Miguel Íscar, Plaza Zorrilla y Paseo Zorrilla para “evitar aglomeraciones y cumplir con las medidas de seguridad”.

La Asamblea ha defendido que “se puede y se deben exigir” sus derechos “guardando todas las medidas de prevención posibles”, por lo que han hecho “un llamamiento a la responsabilidad para la buena marcha de la concentración, llevando mascarilla y manteniendo en todo momento las distancias”. Para ello, habrá marcas en el suelo en las que cada persona debe situarse y cuando finalice la concentración las personas deben abandonar esos lugares de forma escalonada y “evitando formar grupos”, han planteado.