Miembros del CSIF protestan a las puertas de la Subdelegación del Gobierno./ Kamarero

CSIF hace un llamamiento a la participación el 25 de mayo en las concentraciones convocadas ante las subdelegaciones del Gobierno para reclamar una mejora salarial de los empleados públicos a través de su presidente del sector nacional de Sanidad, Fernando Hontangas.

Hontangas defendió en Ávila en el Congreso Nacional de Técnicos de Cuidados Auxiliares de Enfermería (TCAE) la necesidad de «poner en valor» una profesión que a su juicio ha sido «maltratada porque los organismos reguladores no están cogiendo el toro por los cuernos para desarrollar sus funciones como debieran». Recordó que en Enfermería se incluyen dos profesiones, enfermeras y TCAE, que a su juicio «van de la mano» y que desde CSIF les dan «el valor innegable a cada una de ellas», tratando de evitar «confrontaciones» competenciales que desde su punto de vista «no debe haber» y que «responden a intereses espurios, no profesionales».

«Las dos profesiones, la enfermería en su conjunto, son fundamentales en nuestra sociedad, y son un pilar básico para el sistema sanitario», apuntó Hontangas, quien sostuvo que CSIF es el sindicato que «puede conciliar y dar espacio a ambas profesiones». En este contexto, afirmó que faltan 45.000 técnicos de enfermería en el sistema nacional de Sanidad, algo «perfectamente compatible con las 120.000 enfermeras que también faltan», de manera que «solo se trata de actualizar las competencias y funciones», algo que están pidiendo al Ministerio de Sanidad.

Por otra parte, hizo referencia a la situación salarial de los empleados públicos en general, ya que «al contrario de lo que piensa la gente», se trata de un sector «mal pagado» tras haber «contribuido al pacto de rentas en un 15% desde 2010». Al respecto, puso como ejemplo el hecho de que los TCAE cobren en torno a 1.150 euros, por lo que con esta «pérdida de poder adquisitivo, sumada a la que va a haber en 2022», el conjunto de trabajadores públicos se encuentran «indignados».

Por ello, pidió a la administración central una «negociación verdadera», ya que el sector «no quiere perder, ni contribuir al pacto de rentas, ni depender de lo que vaya a pasar en el sector privado». «Los empleados públicos nos merecemos una negociación exclusiva», señaló Hontangas, quien recordó que como la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, dijo que «no toca», CSIF ha convocado el próximo 25 de mayo concentraciones ante las subdelegaciones del Gobierno de toda España. Y ello, para «decirle a este Gobierno que los sueldos están muy por debajo de lo que debieran ser», después de advertir que después de esas protestas habrá «algo más fuerte».

Por su parte, el presidente autonómico de CSIF, Benjamín Castro, recordó que «ante la falta de voluntad del Gobierno central de negociar con los empleados públicos de España», su sindicato ha convocado movilizaciones el 25M, para reclamar «una mejora salarial justa e imprescindible». Todo ello, ante la «tremenda pérdida de poder adquisitivo que está sufriendo el empleado público, que a finales del año rondará el 20%», agregó.

Asimismo, Castro pidió al nuevo Gobierno de Castilla y León que «cumpla con las mejoras acordadas con sus empleados públicos», en referencia al reparto de fondos adicionales o al desarrollo de la carrera profesional. A la espera de que concluya la reorganización de un Ejecutivo autonómico que está «aterrizando», el presidente autonómico de CSIF fijó «a lo largo de mayo» los contactos con los responsables de la Junta, especialmente «para tener estabilidad», ya que la reorganización de la Atención Primaria «va a llevar más tiempo».