Zakarin gana en solitario y Polanc sufre para seguir líder

Mikel Landa recupera en la etapa del viernes opciones para optar al triunfo al término del primer gran día de montaña con una final en el Lago Serrù, con rampas del 14%

15
El ciclista ruso Ilnur Zakarin celebra su victoria en la decimotercera etapa del Giro en el Lago Serrù.
Publicidad

El ciclista español Mikel Landa (Movistar Team) recuperó sus opciones de optar al triunfo final en el Giro de Italia después de otro valiente ataque en la decimotercera etapa, disputada ayer entre Pinerolo y el Lago Serrú, sobre 196 kilómetros y primer gran final en alto de la carrera en la que se impuso el ruso Ilnur Zakarin (Katusha-Alpecin).

Dos días le bastaron al bravo corredor alavés para volver a meterse en la pugna por una ‘maglia rosa’ que mantuvo el esloveno Jan Polanc (UAE), ajeno y despreocupado a la ‘tormenta’ que desató en la ascensión final el número ‘1’ de la carrera, que ahora volverá a ser vigilado tras dos ataques que le devolvieron unas opciones que parecían más lejanas tras la primera semana.

Landa ya había atisbado un mejor estado de forma en la etapa del jueves, con un ataque que sólo le dio el rédito de recortar medio minuto a sus rivales, que, por segunda jornada seguida, quizá no le prestaron la atención que se merecía por su todavía amplia desventaja.

El Giro vivió ayer su primer gran día de montaña, con un final en el Lago Serrù, una subida larga no excesivamente dura, al 5,9% de media, pero con rampas del 14%, y precedida por el inédito Pian del Lupo y sus largos tramos al 14%, que no tuvo un efecto determinante salvo por el intento del Astana de hacer una buena selección para la subida final.

resistencia

Landa resistió con el resto de candidatos junto a la otra baza del Movistar Team, el ecuatoriano Richard Carapaz. Además, el equipo de Eusebio Unzué llevaba por delante al costarricense Andrey Amador y al español Héctor Carretero, en lo que fue un perfecto diseño del día.

Así, el corredor vasco no esperó y se decidió con un ataque largo, a falta de más de 15 kilómetros para el final. Roglic y Nibali no respondieron, mientras que el británico Simon Yates (Mitchelton-Scott) demostró que no era su día y se descolgó, no tanto como el colombiano Miguel Ángel López (Astana), este víctima de una inoportuna avería mecánica.

Landa no miró hacia atrás. Se unió a sus compañeros escapados y pronto abrió hueco, mientras que Roglic y Nibali jugaban con su ventaja y preferían marcarse. El alavés aprovechó bien tanto el trabajo de Carretero como el de Amador, y a la ‘fiesta’ del Movistar Team se unió un Carapaz que dejó a los favoritos y también se lanzó en solitario.

Por delante, la fuga inicial del día dejó a tres nombres importantes como el ruso Zakarin, el español Mikel Nieve (Mitchelton-Scott) y el holandés Bauke Mollema (Trek-Segafredo) con opciones de victoria.

Nieve lo intentó, pero el ruso se mostró más fuerte en los kilómetros finales y apretó para coger los suficientes metros de ventaja para sumar su segunda victoria en el Giro para también recolocarse en la lucha por, al menos, el podio final.

El navarro se consoló con la segunda plaza, mientras que Landa se hizo con la tercera y el buen botín de meterle a Roglic y Nibali más de minuto y medio para quedarse a menos de tres minutos ya del esloveno y a menos de un minuto del italiano. Por delante de él sigue su compañero Carapaz, a menos de dos minutos del esloveno. Yates y ‘Superman’ López no pudieron enjugar y se quedan a más de cinco minutos de Roglic.