Vuelve el espectáculo

El Naturpellet supera al Kairat Almaty después de una segunda parte de ritmo trepidante

Los partidos amistosos, en ocasiones, pasan de ser amistosos a convertirse en… otra cosa, por decir suavemente que cuando dos equipos no juegan a lo mismo en lo que a intensidad se refiere, el asunto suele derivar en bronca. Afortunadamente, Naturpellet y Kairat Almaty bordearon la bronca, pero se quedaron ahí, y disputaron un encuentro de fútbol sala de menos a más en emoción, jugadas, y goles.

Vaya por delante que, en una de las cunas del fútbol sala, no se entenderá nunca la involución que ha sufrido este deporte con la presencia del portero-jugador con la intención de perder tiempo, algo en lo que el conjunto kazajo que entrena Cacau emplea como sistema de juego habitual, y con el que ha conseguido llegar a lo más alto del futsal europeo. Sin ese portero-jugador, el Kairat no pasaría de equipo ‘apañao’, intenso en la presión, muy ordenado y solidario en la defensa… y poco más.

Pero, como quiera que el equipo visitante había jugado 24 horas antes frente al Inter en Torrejón (y le había ganado por 1-4) podía disculparse en cierta medida que el técnico quisiera que sus jugadores descansaran con el juego de cinco. Así, tras el 0-1 que marcó Suleimenov en el único error defensivo local del primer tiempo, el partido discurrió con el Naturpellet defendiendo sin salirse de sus doce metros, y el Kairat esperando que su oponente quisiera presionarle. Es decir, ná de ná.

Casi más que palabras Pero en el segundo período el encuentro cambió su decorado. El Kairat apostó por no soliviantar a los aficionados con más portero-jugador (hasta que no tuvo más remedio) y el Naturpellet mostró una mayor, y lógica, frescura en su juego, encontrando las grietas en el sistema defensivo del cuadro kazajo, que comenzó a acumular faltas como ya hiciera en la primera parte, alguna de ellas más que evidente.

El partido se abrió como un melón a un cuarto de hora para el final, y de ahí salió favorecido el equipo de casa. Rodri apuntó muy buenas cosas atacando la banda contraria, Álvaro López se mostró luchador y anticipativo en el cierre, hubo conexiones más que interesantes entre los jugadores de mayor calidad del equipo, y sobre esa base el Naturpellet fue construyendo su dominio.

Sergio igualó la contienda rematando en el segundo palo una acción de estrategia muy bien ejecutada por Rodri, y poco más tarde Higuita rechazaba el lanzamiento de un penalti que Alvarito ejecutó con potencia. El Kairat quiso elevar su intensidad, pero se pasó de la raya, y una trifulca entre Douglas y Javi Alonso (dos enormes talentos de mecha corta) terminó con tangana, un primer expulsado después de que Tayman viera la segunda amarilla, y un doble penalti segundos después que Borja Blanco no falló.

Otra acción de diez metros con la que fue sancionado el equipo visitante terminó con Higuita expulsado tras ver dos amarillas seguidas por adelantarse más allá de la línea. El Kairat pudo empatar por medio de Douglas estando en inferioridad, pero su remate se fue al larguero, y Javi Alonso selló el 3-1 con apenas segundos para la conclusión de un partido de presentación que volvió a demostrar que el fútbol sala, cuando se juega sin ‘chorradas’, es bastante más vistoso para el aficionado. Porque esto se trata de un espectáculo, ¿no?.

FuenteJ.M. 
Compartir