Vino, tenis y alta cocina

El joven cocinero abulense Iván blázquez recibió el galardón de sumiller de honor

1

El cocinero abulense Iván Hernández Blázquez fue nombrado en la tarde de ayer Sumiller de Honor por la Asociación de Sumilleres de Castilla y León, en un acto que se llevó a efecto dentro de la cata de vinos que la citada Asociación,en la que se integran varios de los mejores sumilleres de España, realiza desde hace varios años en el Open Castilla y León.

Al lado de Hernández se colocaron varios de los profesionales que decidieron otorgar al abulense el galardón de Sumiller de Honor, junto al presidente de honor del torneo, Pedro Muñoz; la directora del Open, Virginia Ruano; el alcalde de El Espinar, Francisco Jorge, y el presidente de la Asociación Española de Sumilleres, Pablo Martín.

Pablo Martín agradeció al torneo su colaboración con la asociación prácticamente desde su gestación, “y siempre estamos encantados de venir”. También alabó la figura del galardonado, “uno de nuestros jóvenes y emergentes valores de la cocina en España”.

No hay que olvidar que el cocinero abulense es el personaje más joven que recibe este galardón, pero con sus 23 años ya ha contado con muchos minutos de televisión, después de tomar parte en el programa de Antena 3 ‘Masterchef’, y de montar su propio restaurante en Ávila, donde trata de realizar una cocina innovadora.

Fue el periodista Luis Miguel Soto quien desgranó las bondades del cocinero abulense. Iván prosperó en el campeonato de España de jóvenes cocineros, en categoría de menor de 26 años, dos veces; y en menor de 31 años quedó en segundo lugar. Atesora cerca de una veintena de podios en otros tantos certámenes, regionales y nacionales, y fue galardonado en CulinArt Sierra 2013.

Hernández Blázquez fue participante en el programa de televisión Top Chef 2013 y, posteriormente, estuvo en las cocinas de El Celler de Can Roca, en Girona. Fundador, gerente y jefe de cocina del nuevo establecimiento abulense Toixos, así denominado por la acepción de la palabra muralla en griego, el cocinero de Ávila mostró su orgullo por el galardón concedido por la Asociación de Sumilleres, “que tiene su prestigio, y más cuando este galardón lo recibo dentro de un evento como éste del Open”.

El abulense fue obsequiado con una placa conmemorativa del acto, además del delantal de la asociación y un tastevín, emblema de los sumilleres de más de 200 años de antigüedad. Finalizado el acto, la Asociación de Sumilleres realizó una cata de vinos en la que degustarán el caldo oficial del torneo, vino Malaparte, y otros de la región. Tras la cata, el grupo de flamenco de El Espinar amenizó la velada hasta la caída del sol.