Victoria para seguir vivos

El Segovia Futsal realizó un ejercicio de buena defensa ante un O’Parrulo que lo intentó todo.

0

El Segovia Futsal logró una importante victoria en su visita a Ferrol, donde se enfrentó a un correoso O Parrulo. El partido resultó muy disputado e igualado durante los cuarenta minutos de juego. Cualquiera de los dos se pudo llevar la victoria en un final muy loco, que se decantó del lado segoviano ante un rival que perdió en el arranque de la segunda parte a su portero titular, Canoli, debido a unas manos fuera del área que le supusieron la segunda tarjeta amarilla.

Ambos equipos saltaron al parquet de A Malata sin complejos y con la idea clara de no especular con el resultado, aunque las imprecisiones fueron constantes. Las ocasiones no faltaron en el primer acto, teniendo los visitantes las primeras del partido, hasta que llegó el primer tanto, tras un buen disparo desde la frontal de Alvarito.

Con este tanto a los locales les llegaron las prisas y apretaron el acelerador, consiguiendo el gol del empate en su segundo acercamiento, gracias a un disparo cruzado y raso de Jacobo, que sorprendió a Mordi. Espoleados por el empate, los de Diego Ríos se fueron arriba a por el segundo, y lo intentaron en una serie de ocasiones. Pero la mala puntería, y las intervenciones de Mordi fueron frenando las acometidas gallegas, dando aire a un Segovia Futsal que pasó de nuevo a dominar el choque en los últimos compases de un primer tiempo en el que pudieron contabilizarse algunas ocasiones para haber llegado al descanso con el 1-2.

En la reanudación el choque se convirtió en un correcalles. Ambos conjuntos buscaron con ahínco el tanto que les pusiera en franquicia el partido, pero a veces las excesivas prisas y otras con las constantes faltas, hicieron poco factible ese deseo de ambos.

En el minuto dos de la reanudación las cosas se pusieron mal para los locales por la expulsión por doble amarilla de su portero titular, Canoli, que dejó a su equipo con un jugador menos durante dos minutos. Pero en los 120 segundos posteriores y con superioridad tras la expulsión, el Segovia Futsal no consiguió sacar provecho en el marcador, lo que en principio podía haberles afectado psicológicamente, puesto que no es la primera ocasión en la que los de Gacimartín no consiguen plasmar con un gol su superioridad numérica.

Sin embargo, los visitantes no se vinieron abajo, y cinco minutos más tarde se volvieron a poner por delante en el marcador. Era el minuto 27 cuando Buitre tras un saque de esquina remataba a placer en el borde del área, estableciendo el 1-2.

Tras el gol, el Segovia Futsal se dedicó a facetas defensivas y se olvidó del ataque, dándole el balón, y con él las ocasiones de marcar a su rival, que estuvo a punto de igualar en varias ocasiones, especialmente en el minuto 34, tras un robo de Rubi en media cancha que finalizó con un disparo al palo de Isma.

A falta de dos minutos para el final, Iago Socastro se colocó como portero jugador para intentar el empate de los locales, pero tras una serie de intentos, la defensa segoviana fue imponiéndose al ataque en superioridad de los jugadores del O’Parrulo, hasta que a falta de unos segundos para la conclusión, llegó el robo de balón de Segovia Futsal, y el gol de la puntilla de Chus que marcó a placer para establecer el 1-3 definitivo, un marcador que le dio los tres puntos al conjunto segoviano, que no le sirven para meterse en posiciones de play off de ascenso, pero sí le permiten mantenerse en la lucha por una de esas posiciones de privilegio, a la espera de algún pinchazo de sus predecesores en la tabla.