Varios jugadores de la Segoviana denuncian al club por impago

La entidad azulgrana tiene como plazo el próximo 30 de junio para conseguir retirar las denuncias, ya sea pagando o pactando con los futbolistas, y evitar el descenso administrativo.

11

La Gimnástica Segoviana trabaja en la confección de su plantilla para el año que viene, pero lo hace con una importante rémora económica, la que se generó en la pasada campaña 2011/2012, en la que el equipo militó en el grupo II de la Segunda División B.

“Este año se ha producido un pequeño retroceso y nos queda mucho por hacer en el apartado económico”, reconocía el presidente del club, Fernando Correa, a la hora de valorar el estado de las cuentas azulgranas poco después de ser proclamado presidente de la entidad. Y no le faltaba razón al máximo mandatario gimnástico, puesto que las deudas generadas, y aún no pagadas, con la plantilla de la pasada campaña han provocado un déficit que ha venido a engrosar los números rojos del presupuesto de la Segoviana.

Al finalizar la temporada, el club adeudaba entre uno y tres meses a su plantel de jugadores, y la situación era peor en lo que al cuerpo técnico se refiere, ya que el próximo 30 de junio, fecha en la que vence el contrato con Paco Maroto, la Segoviana deberá cinco meses y medio al que ha sido su primer entrenador durante las últimas cuatro temporadas, que en todo 2012 sólo ha percibido del club la mitad del mes de enero.

De esta manera, no es de extrañar que determinados jugadores hayan optado por denunciar el impago de sus salarios ante la Asociación de Futbolistas Españoles, que este año ha recibido 600 denuncias de estas características, alrededor de 200 menos que la pasada temporada. Fue en la jornada de ayer cuando la Comisión Mixta AFE-Segunda División B estudió cada una de estas denuncias. Una vez estudiadas, se harán públicas las cantidades que los clubes adeudan a sus jugadores, y los clubes tendrán como plazo el 30 de junio para evitar el descenso administrativo, ya que “el impago conllevará el descenso de categoría del club deudor”, como se explica en la circular 2/2012 del sindicato de futbolistas.

Así que la Segoviana tiene hasta el último día del presente mes para conseguir que los jugadores retiren esas denuncias, bien porque el club ha conseguido pagar a sus futbolistas, o bien porque ha pactado con ellos una forma de pago. Así tendrá que hacerlo también con el entrenador, aunque no habrá problemas para que el club pueda presentar a su nuevo técnico (y el nombre de Santi Sedano sigue siendo el que más suena para este cometido), puesto que Maroto ya ha anunciado su plena confianza en que la junta directiva azulgrana hará frente a sus deudas, y no parece probable que paralice la firma del contrato del nuevo técnico.

Pasado el 30 de junio, los clubes que no hayan logrado retirar las denuncias descenderán de categoría, algo que en el caso del Palencia parece bastante decidido, mientras que la Unión Deportiva Salamanca también pasa por muchos problemas para lograr ese pago a sus jugadores, aunque está a la espera de un pago de 600.000 euros por parte de la Liga de Fútbol profesional. Al igual que sucedió en la temporada pasada, se sumarán las cantidades que han dejado a deber los clubes descendidos y se dividirá entre el número de ellos. La cantidad que resulte será el precio que tienen que abonar aquellos otros clubes que quieran estar en Segunda B, comprando la plaza.

El año pasado el costo de cada plaza fue de 390.000 euros. Si no hay cambios respecto a la temporada pasada, los primeros clubes que recibirán esa oferta por las plazas serán los equipos que han descendido de Segunda B. Si quedaran plazas libres, los siguientes en recibir la oferta serían los primeros clasificados de Tercera que no han ascendido y, posteriormente, el resto de equipos de Tercera por méritos deportivos.