Valverde no perdona

El corredor murciano, que tiene un calendario austero hasta el Tour de Francia, estrena su palmarés ganando en el Puerto de San Isidro

2

Es curioso este deporte. Quita más que da. Pero, a veces, es el mejor escaparate para protestar o para poner a cada uno en su sitio, como lo prefieran ver. Y Valverde lo hizo ayer. A su manera. En la carretera. Con clase y ganando. Lanzando un mensaje velado al CONI. Y ustedes se preguntarán, ¿qué pinta el Comité Olímpico Italiano aquí? Pues eso mismo piensa el murciano que responde con victorias a las insinuaciones de dopaje del organismo transalpino, al que implica en esa ‘chapuza’ denominada Operación Puerto.

Pero centrémonos en lo deportivo, que al fin y al cabo es lo que interesa. Alejandro Valverde pidió un cambio de calendario al director del Caisse D’Epargne, Eusebio Unzue. Necesitaba adrenalina, una línea de meta dónde esprintar. Ayer se le esperaba y acudió. Lo hizo fácil, como si levantar los brazos fuera como respirar. Pulmones de gloria que estrenan una temporada que para él tiene que ser definitiva en muchos sentidos. El Tour de Francia le examinará y el murciano quiere ser grande. Por palmarés ya lo es. Pero el de Las Lumbreras aspira a convertirse en mito y eso solo se consigue en la ronda francesa.

Y mira que la etapa fue rara. Sosa para el espectador, no vamos a negarlo… sí. Pero yo no me atrevería a preguntárselo a los corredores. Un dato: en las dos primeras horas de carrera el pelotón voló a más de 50 kilómetros. Una media estratosférica que deja varias lecturas. La primera, que el Astana es lo que es, un equipazo. Es complicado controlar una carrera a esas velocidades. Segundo, que hay ansiedad en los equipos. Y eso es bueno, porque genera espectáculo. Por eso, el primer intento más o menos serio de escapada no llegó hasta el kilómetro 85 cuando saltaron cinco unidades del pelotón que lograron una renta de un puñado de segundos. Por detrás fueron saltando más corredores… tantos que el pelotón volvió a reagruparse poco después de superar la localidad leonesa de Santibáñez del Porma.

Aunque no fraguó el enésimo intento de la etapa, si abrió las puertas para que seis corredores lo intentaran poco después. Pablo Urtasun (Euskaltel), Ricardo Serrano (Fuji-Servetto), Lucas Euser (Garmin), Serge Pauwels (Cervélo), Raúl Santamarta (Burgos Monumental) y Francisco Mancebo (Rock Racing) lograron despegarse del pelotón.

Astana consintió. Más que nada porque tener a seis hombres por delante, pero controlados, y con el aire de cara les iba a ahorrar algún esfuerzo, vital en una jornada tan nerviosa como la de ayer y teniendo en cuenta lo que se avecina hoy.

El caso es que los escapados nunca respiraron tranquilos. Faltando diez kilómetros Urtasun, que no lo veía claro, quiso aprovechar su oportunidad y se fue en compañía del vallisoletano Serrano, al que se le ve fino, Pauwels y un incombustible Mancebo que es la segunda que pilla.

Pero, por entonces, Valverde recuperó la memoria y el instinto. Sus compañeros aceleraron el ritmo y le dejaron en cabeza en el último kilómetro. El murciano no se puso nervioso pese a que el esprint tenía dos cabezas (Rubén Pérez por la izquierda y Javi Moreno por la derecha), bajó un diente y sacó de rueda a todo el grupo. Así de fácil, así de complicado. Así es Valverde.

Alejandro valverde • Corredor del Caisse D’Epargne: «Los italianos llevan mucho tiempo fastidiando»

Tarda 10 minutos en andar 50 metros, los que separan el podio del set de entrevistas. Alejandro Valverde es, junto con Contador y Sastre, el corredor más reclamado por la afición, que siempre es un buen termómetro para medir la calidad de un deportista. El murciano ha estrenado su palmarés esta temporada. Una campaña que está siendo difícil desde que empezó y no por problemas de lesiones o de falta de resultados, sino por temas extradeportivos que llegan desde Italia. Él, a lo suyo. «De ese tema no voy a hablar, es perder el tiempo»

Lo mejor, hablar en la carretera, ¿no?

Llevan armando mucho follón o dando mucho por culo, ya no sé que decir. Siempre estoy consiguiendo victorias importantes y eso indica que paso muchos controles. La temporada pasada pasé 18 controles en casa y este año llevo cuatro.

Pidió competir y ya está ganando…

Necesitaba competir porque estaba viendo que iba a estar mucho tiempo sin correr cinco días seguidos o sin disputar una Vuelta y por eso me decidí a venir aquí, al margen que con todas las figuras que hay en competición me apetecía mucho más. El tiempo está acompañando y todo está saliendo bastante bien.

Desde fuera se ha visto que ha ganado fácil. Encima de la bici tendrá una visión diferente…

Desde fuera parece que es fácil, pero no es así. Se ha ido muy rápido en la última parte de la carrera, el equipo ha trabajado fenomenal, han hecho una labor estupenda y se lo tengo que agradecer a ellos. Ha arrancado Rubén Pérez muy fuerte, pero he conseguido remontarle al final y estoy muy contento.

Ha sido un esprint raro. Se ha lanzado por los dos extremos y ha tenido un momento en que ha dudado que rueda seguir.

Sí que es verdad. He tenido dudas pero luego he visto bien la línea de meta y que todavía quedaba mucho terreno pese a que Rubén Pérez había arrancado fuerte desde lejos. He esprintado por la derecha y luego he conseguido salir bien para poder ganar.

La Laguna de los Peces le espera…

Vamos a ver, porque los que están bien de forma intentarán mover la carrera en el primer puerto que es el más duro para desgastar a Astana y que Contador y Levi sean los que se defiendan en el último puerto. Va a ser una etapa complicada.

¿Se va a aguantar Contador?

Eso se lo tendréis que preguntar a él, pero son compañeros y creo que le respetará.

El CONI sigue enredando y quiere demostrar que está vinculado a la Operación Puerto.

Primero me tienen que decir en qué se basan para acusarme. Pero es que me da igual. Ahora estamos en carrera y no voy a hablar más de eso, es perder el tiempo.

Su horizonte está en el Tour de Francia. ¿Qué sensaciones va teniendo pese a lo poco que ha podido competir?

Me voy encontrando bien, aunque venía un poco sin saber cómo iba a responder. Pero cada día que pasa me voy encontrando mejor. Siempre he corrido mucho a principio de temporada y ya lo estaba echando de menos.