Valdés da vida al Madrid

El Barça remonta el gol inicial de Cristiano, pero el portero ‘culé’ regala el 3-2 a Di María

0

dpa / barcelona

El Barcelona ganó ayer el primer asalto de la Supercopa de España al Real Madrid en un ‘clásico’ que se volvió loco en la segunda mitad, cuando llegaron los cinco goles del encuentro. El conjunto blanco se adelantó en el marcador con un tanto de Cristiano Ronaldo, pero los hombres de Tito Vilanova remontaron con una diana de Pedro, un penalti que transformó Leo Messi y un precioso gol de Xavi Hernández. Sin embargo, el club ‘merengue’ recortó distancias, en el choque y en la final, gracias a Ángel Di María, tras un error clamoroso de Víctor Valdés.

El Barça monopolizó el balón desde el inicio, mientras los madrileños, conscientes de su bajo tono físico, no se fueron a buscar al rival a campo contrario, sino que lo esperaron atrás, muy agrupados. Pero el once ‘culé’ no logró cobrar ventaja de esta circunstancia, principalmente, porque le faltó juego por las bandas y porque sus atacantes no desbordaron.

Solo Messi, acompañado en ocasiones de Andrés Iniesta, asumió el protagonismo en la primera parte. Suyas fueron las ocasiones más peligrosas, con sendos disparos que se marcharon fuera por poco. De esta forma, el club de ‘Concha Espina’ se marchó al descanso sin recibir goles, una de las consignas de José Mourinho.

aprovechar los espacios. La segunda mitad fue muy diferente, porque los dos equipos se resintieron del esfuerzo y aparecieron los espacios. El Barcelona supo aprovecharlos mejor, aunque acabó dando vida a los ‘merengues’.

El Real Madrid se adelantó a los 54 minutos en su primer disparo a puerta. Mesut Özil lanzó un córner y Cristiano Ronaldo remató de cabeza a la red. No obstante, los blancos apenas disfrutaron de la renta, porque el conjunto azulgrana igualó dos minutos después. Mascherano puso un pase largo, Coentrao defendió muy mal y Pedro controló en el área para marcar con un perfecto tiro cruzado.

Entonces el once de ‘Mou’ fue valiente y buscó la victoria. Pero, a cambio, cometió grandes errores individuales. Por ejemplo, en la jugada que originó el penalti. A los 70 minutos, Iniesta controló en el área y Sergio Ramos no midió. Messi lo aprovechó para adelantar a su equipo en el marcador.

Ocho minutos más tarde llegó lo que parecía la sentencia del choque, en una magnífica acción de Iniesta y otro error defensivo del Madrid. La jugada acabó con un pase filtrado hacia Xavi, quien superó con clase a Iker Casillas.

La trepidante segunda parte quedó culminada, casi al final, con un gol cómico. Casillas acababa de realizar una impresionante parada a tiro de Messi cuando, en el otro área, Valdés cometió un error increíble. El ‘culé’ quiso regatear a Di María, quien robó el balón y marcó a portería vacía.

Un tanto que dejó el título abierto para la vuelta que se disputará en el Bernabéu el próximo miércoles. ¡Qué locura de clásico!