Una máquina de superación

EL ATLETA DE CANTALEJO DAVID BERZAL VIAJÓ HASTA LA CIUDAD ALEMANA DE FRANKFURT PARA DISPUTAR EL Ironman CHAMPIONSHIP CON UN EXCELENTE TIEMPO DE 9 HORAS Y 56 MINUTOS

12

El atleta de Cantalejo, David Berzal, se desplazó hasta la alemana Frankfurt para completar el Ironman European Championship 2016. La prueba registró alrededor de 3.200 participantes de 67 nacionalidades y Berzal firmó una excelente marca en su primer Ironman. Los tiempos del segoviano fueron para enmarcar: 1.06.21 en natación y 5.06.55 sobre la bicicleta. Con las transiciones entre el paso de una prueba y otra y el maratón, Berzal concluyó el Ironman en 9 horas y 56 minutos, entrando entre los 400 primeros y el 39º de su categoría. A base de esfuerzo y una exhaustiva preparación consiguió alcanzar su objetivo: “Superarme a mí mismo”.

Berzal cuenta su experiencia en esta carrera, una prueba que exige un trabajo físico y mental fuera de lo normal: “Llevaba entrenando todo el año e iba bien preparado. Viajé unos días antes para conocer el circuito y aquello era impresionante. Había un nivel tremendo e hice mi particular carrera”.

Su punto fuerte es sobre la bicicleta: “La parte de ciclismo es la que más he entrenado y donde más preparado iba. En mente tenía no castigarme mucho para llegar bien a la parte de correr. Empecé a rodar muy rápido , sobre todo en los primeros 30 kilómetros. Las sensaciones fueron perfectas y me encontré realmente bien. Los últimos kilómetros sobre la bici se me hicieron un poco duros al darme el aire de cara”.

Después de la transición, el atleta soltó la bicicleta y enfiló la maratón. El cansancio pesaba, pero los ánimos del público le alentaron para seguir adelante. “No había entrenado tiradas muy largas y el Ironman empieza en ese momento. Ahí, ya llevas un desgaste físico importante y no puedes venirte abajo. El ritmo que llevaba era bastante bueno, pero los cuádriceps me empezaron a doler y perdí un poco de tiempo. Me supe reponer gracias a la gente que había animando y saqué fuerzas de donde no las tenía. Nunca pensé en abandonar”, reconoce.

El esfuerzo y el sacrificio son las claves para afrontar este tipo de carreras. “Era mi primer Ironman. Llevo poco tiempo en esto. Antes no hacía nada de deporte y de tres años a aquí practico triatlón. He perdido unos 20 kilos gracias a la dedicación al deporte y ahora tengo mucha moral. Esto es ir día a día con el objetivo de superarte a ti mismo”. Todo un ejemplo de constancia.

En cuanto a los entrenamientos asegura que no hay día de la semana que no dedique tiempo al deporte: “Entreno con gente profesional que están en la élite y que me ayudan mucho como Fran Ventoso, ciclista del Movistar; Alejandro Santamaría, campeón de Europa; o el también segoviano Pablo Martín, que es un fuera de serie. Para la preparación de este Ironman me fijé un plan de unas 35 semanas e intensifiqué el entrenamiento en los últimos cuatro meses. Solemos entrenar los siete días de la semana, aunque hay días que hacemos descanso activo, que es nadar un poco. Mi entrenamiento lo he basado casi todo en la bici e intentaba nadar unos tres o cuatro días a la semana y corriendo unos cuatro. La mayoría de días doblamos sesión”.

El briquero no se encontró solo en Alemania. En la línea de meta le esperaba su pareja y varios españoles también se acercaron hasta Frankfurt. Otras pruebas que ha disputado en los últimos meses son el medio Ironman de Sevilla; el de Manzanares el Real, que quedó primero de la Comunidad de Madrid; el duatlón-cros de Cuéllar, finalizando en tercer puesto; o el de Fuenterrebollo. Las próximas citas de su calendario serán el Desafío de Doñana, el triatlón de Riaza; y tiene en mente el Campeonato de España de larga distancia de Ibiza.