Una manita… al cuello

La Ponferradina goleó sin compasión a una Segoviana demasiado permisiva en defensa y sin mordiente en ataque.

4

La Gimnástica Segoviana encajó ayer su segunda derrota consecutiva, esta por un doloroso 5-0 ante la Ponferradina. Un resultado justo tras lo visto sobre el terreno de juego, donde fueron los locales los únicos que propusieron y crearon peligro ante una Segoviana encerrada atrás que apenas sí inquietó a Orlando y que nunca fue capaz de reaccionar ante la velocidad del ataque berciano.

Salió a por todas la Ponferradina, que no tardó en hacerse con la posesión del esférico y lanzarse en busca de la portería contraria. Así, a los tres minutos de juego Acorán protagonizaba ya el primer acercamiento de los locales, aunque éste acabó en nada.

Mientras, la Segoviana decidió esperar atrás a su rival y buscar sus ocasiones al contragolpe, pero lo cierto es que sufrieron mucho los de Maroto y a los cinco minutos Durán tuvo que intervenir para desbaratar un nuevo ataque de los locales. Lo consiguió finalmente el meta de la Segoviana, que a punto estuvo de “regalar” el gol a su rival.

La ocasión de la Deportiva pareció despertar un poco a la Segoviana, que en el minuto 8 dispuso de su primera ocasión en un contragolpe que Font acabó enviando fuera. Pero fue solo un espejismo y el gol de la Ponferradina no tardaría en llegar. Fue en el minuto 15, en una internada de Acorán que él mismo convirtió en el 1-0.

Estaba imparable el jugador local, que cuatro minutos después volvía a superar a la defensa visitante y le ponía el balón a Yuri, aunque en esta ocasión la zaga de la Gimnástica corrigió a tiempo y abortó el peligro. Pero las llegadas locales eran continuas y en el minuto 21 Yuri marcaba colando el esférico por entre las piernas de Durán.

Mientras, en la Segoviana Font era el único que generaba peligro, como a la media hora, en que puso a prueba al guardameta local Orlando, que en el mano a mano se impuso al jugador visitante.

Pero éstas eran acciones aisladas que la Deportiva respondía enseguida, esta vez anotando el tercer tanto por mediación de Yuri. Y aún pudo llegar el cuarto antes del descanso, en un disparo de Doménech que la defensa segoviana consiguió rechazar.

No cambiaron las cosas tras el descanso y la Ponferradina, pese a que jugaba ahora sin Yuri, seguía presionando y generando peligro ante una Segoviana totalmente desaparecida a nivel ofensivo. Así, tan solo habían transcurrido seis minutos de esta segunda parte cuando Isaías marcaba el cuarto para los locales.

Probó Maroto dando entrada a Fran por Manu, pero de poco le servía a los visitantes, que seguían sin inquietar a su rival. Bien al contrario, continuaba siendo la deportiva (ya también sin Acorán), la que generaba peligro, como en un disparo de Dani Carril que se fue fuera por poco. Y solo cuatro minutos después, en el 70, sería Máyor el que firmase la “manita” al enviar al fondo de las mallas un pase de Javi Navarro.

Maroto quiso dar otro aire a su equipo dando entrada en el campo a Rubén y Terleira en sustitución de Mariano y Pino. Este último abandonó el terreno de juego justo después de probar suerte con un cabezazo ajustado que se paseó por delante de la portería de Orlando.

Pero seguía sin generar peligro la Segoviana ante una Ponferradina que, con el encuentro sentenciado, bajó una marcha y cedió algo de terreno a su rival. Los bercianos defendieron con orden y la Segoviana, aunque lo intentó, no pudo ya hacer nada ni siquiera para maquillar un poco el marcador final.