Una final con sabor a NBA

España busca la reválida ante Francia en un choque plagado de jugadores de la liga americana.

0

Las selecciones de España y Francia, lideradas por dos estrellas de la NBA como Pau Gasol y Tony Parker, se enfrentan esta tarde (20,00 horas) en la final del Eurobasket de Lituania, encuentro que indiscutiblemente mide a los dos mejores equipos del torneo, uno acostumbrado a encadenar éxitos en los últimos años y otro que persigue el primer oro en un gran torneo de su historia.

La selección española quiere redondear en el Zalgiris Sport Arena de Kaunas un lustro plagado de éxitos. El incontestable oro mundial de 2006 en Japón, la plata europea un año después en casa, la inolvidable final olímpica de Pekín cayendo con la cabeza muy alta ante Estados Unidos. Una cadena de grandes éxitos quebrada el año pasado en el Mundial de Turquía, pero reparada en este Eurobasket de Lituania.

Las estadísticas dejan bien claro que España es el mejor equipo del torneo, líder en promedios de puntos (83.9), rebotes (38.7), asistencias (19.5) y menos pérdidas (11.4). En el apartado individual, Pau Gasol se encuentra entre los cinco mejores de la competición en puntos (20.4), rebotes (8.1) y tapones (1.6).

Pero más allá de los fríos números, el equipo español transmite una sensación de solidez ganada a pulso a lo largo del torneo. Igual que ocurrió hace dos años en Polonia, donde acabó arrollando a Serbia en la final (85-63), ha ido mejorando cada día en sintonía con la progresión de sus mejores jugadores, Pau y Navarro.

El escolta azulgrana ya avisó en cuartos ante Eslovenia con 26 puntos y explotó definitivamente ante Macedonia, completando una semifinal histórica con 35 tantos, 19 de ellos en un tercer cuarto celestial. De la inspiración del ‘7’ dependerán buena parte de las opciones de España, igual que será la clave la dirección de Calderón, los fogonazos de Rudy Fernández o el poderío interior de Marc Gasol.

Mientras, Francia ya fue rival de España en el último encuentro de la primera fase, pero los cálculos maquiavélicos de los galos, que querían evitar a toda costa un duelo contra Lituania, provocó la abultada derrota (95-69) que nada tendrá que ver con la final.

El equipo galo acumula en su palmarés dos platas olímpicas (Londres 1948, Sydney 2000) y una europea (Egipto 1949), así como cinco medallas de bronce en distintos campeonatos de Europa, pero aún no ha logrado que el color dorado adorne su palmarés.

El liderazgo indiscutible corresponde a Tony Parker, ganador de tres anillos de la NBA al mando de San Antonio Spurs. El base más en forma del Eurobasket, con permiso del macedonio Bo McCalebb, aspira a su primer éxito con la camiseta ‘bleu’.

El otro baluarte ofensivo de Francia del equipo de Vincent Collet es Nicolas Batum, compañero de Rudy en Portland Trail Blazers, alero explosivo que está promediando 14.2 puntos en tierras lituanas.

Además, la selección francesa también cuenta con el juego inteligente de jugadores como Boris Diaw (Charlotte Bobcats) o la agilidad de Mickael Gelabale (Seattle Supersonics), así como con la buena aportación de dos integrantes del Valencia Basket, Florent Pietrus o Nando De Colo.