Un trabajado paseo

El Viveros Herol Nava firma su mejor partido de la temporada ante un Covadonga en plena crisis

Siete días después de derrotar con ‘apurillos’ al Ikasa Madrid, el Viveros Herol Nava se dio un homenaje en el pabellón Braulio García de Gijón, superando al Covadonga por 14 goles de diferencia, en la victoria más clara del conjunto segoviano en su historia dentro de la División de Honor Plata. Una extraordinaria defensa que ayudó mucho a un colosal Ernesto, y un ataque mucho más dinámico que en anteriores encuentros hicieron trizas a un rival al que se le notó la inercia negativa que mantiene desde hace varias jornadas, con la confianza bajo mínimos.

Desde el primer minuto de partido, el equipo segoviano se estableció como el dominador del mismo, sentando las bases de su victoria en una defensa que impidió, durante los seis primeros minutos de encuentro, que el Covadonga consiguiera marcar su primer gol. Ernesto comenzó un recital que le iba a durar todo el partido, mientras que en la portería contraria, Jorge Martínez hizo lo propio… pero solo en algunos momentos puntuales de la primera parte, en los que sus intervenciones, más una exclusión de Agustín Casado, permitieron al equipo de casa anotar un parcial de 3-0 en superioridad que igualó el encuentro, y obligó a Dani Gordo a pedir tiempo muerto.

Decir que ese parcial fue el canto del cisne del Covadonga en el encuentro no sería ni mucho menos exagerado, porque la realidad fue que, a partir de ese minuto para aclarar conceptos, el Viveros Herol fue un rodillo, exhibiendo un nivel defensivo de muy alto nivel, ante el que una y otra vez se estrellaban los jugadores locales, obligados a jugar demasiado lejos del marco navero, y apenas encontrando a Prendes en el pivote.

A diez minutos para el final, el cuadro visitante tenía un solo gol de renta (7-8), pero tal fue su intensidad en todas las zonas de la cancha que el demoledor parcial de 1-7 dejó al Covadonga tiritando al descanso, siete goles por debajo de un oponente que había firmado, de largo, su mejor primer tiempo de toda la temporada. Y no los ha hecho malos.

Enchufados desde el inicio No le costó demasiado al equipo de Dani Gordo ponerse en marcha en el segundo período, situando rápidamente una diferencia de nueve goles que dejaba el partido visto para sentencia. Víctor Álvarez, técnico accidental del Covadonga por la baja de Chechu Villaldea, quiso cambiar el signo del partido colocando una defensa más abierta para intentar frenar la sangría que le dejaba el 6:0, pero salvando los momentos de inferioridad segoviana, en los que el ataque sí se atascaba algo más, el Viveros Herol logró llegar a las zonas de lanzamiento con ventaja.

Además, después de que Agustín fallase un primer penalti en el inicio, cogió el testigo Isma Juárez, que resultó infalible desde el punto de los siete metros, lo que permitió que el Balonmano Nava viajara con total tranquilidad por la segunda parte, con rentas que casi siempre fueron de dos dígitos.

El Covadonga lo intentó con una defensa 4:2, con una 3:3, con dos pivotes en ataque… pero ni por esas logró entrar en el partido. Con Ernesto elevando su porcentaje de paradas hasta el infinito, cuando Tello y Llopis entraron con hambre a la pista, el partido finalizó para los locales, aunque en realidad lo había hecho ya en el descanso. Los minutos para los más jóvenes del Covadonga, y la sensación de trabajo hecho (porque lo estaba) de los segovianos, dejó el marcador final en 19-33 para el Viveros Herol Nava, que cerró una gran actuación en el pabellón Braulio García.

FuenteJ.M.  SEGOVIA
Compartir