Un punto más, una jornada menos

Un gol de Miñambres tras un buen robo de Matías le dio al Caja Segovia un empate merecido en la cancha del Azkar

El Caja Segovia arañó un valioso punto de tierras lucenses frente al Azkar en un partido muy nivelado de principio a fin en el que los discípulos de Miguel Rodrigo saltaron sobre el parqué del Municipal de Lugo con el objetivo entre ceja y ceja de no regresar de vacío a Segovia. Puntuar era lo primordial y fue Miñambres, con un excelente disparo mediada la segunda parte, el que permitía a su equipo no volver a casa con las manos vacías. Antes el pichichi del cuadro lucense, Fernandinho, había dado ventaja a los locales y puesto el partido muy cuesta arriba para un conformista Caja Segovia que pudo incluso llevarse el triunfo a falta de un minuto y también perderlo todo a falta de veinte segundos.

Se le vio el plumero al Caja desde los primeros compases del choque y quedó en evidencia que el empate le bastaba. No tomaba riesgos innecesarios y se agazapaba atrás esperando su oportunidad a la contra. El Azkar mientras tanto hacía todo lo contrario. Salió a por el partido desde el primer minuto pero no encontró el modo de superar el entramado defensivo que el Caja había preparado para la ocasión. Es esa tesitura brillaron por su ausencia las ocasiones de gol en los primeros veinte minutos y únicamente se pudieron ver disparos lejanos que no iban a ninguna parte.

Quizás la oportunidad más clara de todo el primer acto fuera la que tuvo Fernandinho en sus botas cuando aprovechándose de un fallo defensivo del Caja el pichichi lucense mandaba el balón rozando el travesaño de la meta de Cidao. Por parte segoviana, Nano Modrego y Matías hacían la batalla por su cuenta y ponían a prueba al meta local en los minutos 11 y 15, pero el cancerbero reaccionaba con reflejos y atajaba las intentonas segovianas.

Con el 0-0 se llegaba al descanso. La afición lucense estaba volcada con su equipo y no dejó de animar la fiesta en el intermedio. Salieron contagiados los jugadores del Azkar en la reanudación, ya que a penas dos minutos después lograban adelantarse en le marcador por mediación, como no, de uno de los máximos cañoneros de la Liga que no es otro que Fernandinho. Lo hizo tras aprovechar un buen servicio de Miguel. Cidao no pudo hacer nada ante el remate del brasileño.

A partir de ese instante se giraron por completo las tornas y fue el Azkar el que se puso a jugar a la contra mientras el Caja Segovia se veía obligado a cambiar su estrategia inicial y adelantar sus líneas en busca del gol del empate. El dominio pasó a ser por lo tanto de los de Miguel Rodrigo que obtenían el fruto a sus esfuerzos poco después de la media hora cuando Miñambres batía a Toni con un excelente remate.

La recta final del partido fue un querer y no poder de un Lugo que buscó con ahínco su segundo tanto pero que se estrelló contra un Caja perfectamente asentado que supo enjugar el empuje lucense.

Los dos últimos minutos, eso sí, fueron una locura y pudo pasar cualquier cosa, ya que Miñambres pudo dar el triunfo al Caja a un minuto del final en una contra y a veinte segundos para la conclusión del partido fue Fernandinho el que pudo decantar la balanza para los suyos. No sucedió ni una cosa ni otra y tuvieron que conformarse lucenses y segovianos con un punto que sabe poco a los primeros y vale a los segundos.

FuenteArea11 
Compartir