Un empate accidentado

1

La Gimnástica Segoviana arrancó un punto en su visita a Burgos, donde aguantó bien los primeros y últimos envites de un equipo local que, salvando el principio y el final del encuentro, anduvo siempre a remolque de los segovianos.

Así, el conjunto de Paco Maroto ofreció una excelente imagen, al menos hasta el minuto 93, cuando tras el 2-2 conseguido por el Burgos, y ya con solo nueve jugadores sobre el campo llegó la expulsión del propio entrenador y de dos futbolistas del banquillo.

El Burgos salió a El Plantío conociendo el resultado del Palencia, que ganó su partido, con lo que no podía alcanzar ya el liderato tras la jornada. Eso quizás condicionó su juego, mostrándose menos ambicioso que en otras ocasiones. Por su parte la Gimnástica, después de los muchos problemas que ha tenido en estas últimas semanas, acudió a Burgos con la intención de dar una buena imagen, algo que consiguió porque en los primeros cuarenta y cinco minutos tuteó al equipo local.

Fue el Burgos el que marcó la pauta en los primeros compases del encuentro, como suele ser habitual buscando las internadas de Lobera por la banda derecha. Además, los locales supieron aprovechar la primera oportunidad que tuvieron, en un rechace dentro del área que recogió Miguel, para batir por bajo a Durán.

El gol no sirvió para tranquilizar a los locales y sin embargo espoleó a la Segoviana, que desde entonces pasó a dominar el encuentro. El equipo entrenado por Paco Maroto intentaba hacerse con las riendas en el centro del campo, con una buena actuación de Yaco, y llegó a sacar de sus casillas a algunos jugadores locales como Txitxo y Nel, que fueron amonestados por dos duras entradas.

Sin embargo, a pesar del dominio, la Segoviana no terminaba en transformar este en claras ocasiones de gol, aunque no desesperó y poco a poco se fue acercando con más peligro a la meta local. Así, ya en los instantes finales de esta primera parte llegaron las oportunidades, la primera en el minuto 40, donde Agustín recibió un rechace dentro del área y totalmente solo delante de Aurreko envió la pelota fuera a la izquierda del cancerbero burgalés.

Era la gran oportunidad que esperaba la Segoviana y que no pudo transformar, pero cuatro minutos mas tarde Yaco recibió un balón fuera del área, vio adelantado al guardameta local y lanzó un zurdazo que sobrepaso a Aurreko. Era el 1-1, el justo premio a los méritos de la Gimnástica, que lejos de salir entregado a El Plantío, plantó cara durante la primera parte.

Tras el descanso la Gimnástica Segoviana, lejos de salir a defender el marcador, saltó al campo buscando el gol de la victoria con un sistema arriesgado, jugando con la defensa bastante adelantada, situación que sorprendió a los locales.

El Burgos, por su parte, intentaba controlar el partido pero tenía muchas dificultades para enlazar en el centro del campo y apenas llegaba en jugadas aisladas a las cercanías de la portería de Durán.

En el minuto 56 avisó Yaco con una falta botada al borde del área que Aurreko envió a corner con dificultades. En el 67 el conjunto local se quedaba sin su máximo realizador Nel, que vio la segunda amarilla. Esta situación la compensó el colegiado dos minutos mas tarde con otra amarilla, esta vez al segoviano Chema, injusta todas luces.

El equipo local tuvo la ocasión de adelantarse en el marcador en el minuto 70 en la mejor ocasión de la segunda parte con tres lanzamientos seguidos de David, Colina y Miguel, que entre la defensa y el guardameta enviaron a corner.

En el minuto 78 llegaría la sorpresa del encuentro con otro lanzamiento nuevamente botado por Yaco de manera magistral, llevando la pelota a la mismísima escuadra para batir a Aurreko. El Burgos, totalmente desconcertado, intentaba a duras penas al menos empatar el encuentro, lo que consiguió ya en tiempo de descuento al rematar Óscar un centro por banda izquierda. Un minuto antes la Segoviana se había quedado con nueve jugadores por la expulsión de Sancha, que agredió al guardameta local Aurreko.

Al final, en los últimos minutos del encuentro la lluvia de tarjetas fue la protagonista, y el marcador se iba a mantener con el empate a dos.