Un ataque comprometido

Quique acuerda su renovación con la Segoviana y Dani Arribas manifiesta su intención de seguir en el proyecto: "Habrá ofertas, pero si no hay grandes cantidades la gente ha sido fiel y se quedará”.

13

La directiva de la Gimnástica Segoviana tiene ante sí el reto de convertir el extraordinario nivel que el equipo ha mostrado en el play off de ascenso en una rutina de nueve meses. El club ya ha avanzado algunos contactos para certificar las primeras renovaciones en su línea de ataque. “A muchos compañeros les van a llamar por la temporada que han hecho, pero su fidelidad ha sido muy importante y, a no ser que haya cantidades de dinero notables, la gente se quedará”, pronostica Arribas. Quique, que ha concretado esta semana su continuidad para el próximo curso en la Segoviana, le secunda: “Esta derrota va a unir mucho más al grupo. Cada uno tendrá sus ofertas y las valorará, pero en principio continuamos la mayoría”.

Su crecimiento durante el final de temporada ha hecho que la dirección técnica del club marcara la continuidad de Quique como un apartado clave. Tras marcar tres tantos en el play off, otro fijo como Arribas no se plantea cambiar de aires. “No se trata de dinero, es el club en el que quiero estar y mientras yo tenga mi trabajo en Segovia y la Segoviana quiera que siga, ahí estaré. Si me llamasen de fuera diría que no, salvo que sea algo muy prometedor. Para cobrar más en la misma categoría, prefiero cobrar lo que se gana aquí y luchar por el equipo al que quiero”. Ayer, el club no había concretado aún contactos con el ‘nueve’.

LAS HORAS siguientes

La derrota en Algeciras siguió un guión quizás más frustrante que una eliminación en el último minuto, sobre todo para un atacante, sabedor como nadie de los momentos en que el resultado pudo ser diferente. “Siempre crees que puedes hacer un poco más por la ocasión que tuve, la pienso todos los días. Nada más terminar te quedas un poco hundido y empiezas a pensar en ti mismo, en qué más podías haber aportado”, explica Quique. Como su compañero, el sacrificio infatigable de Arribas se topó con la red. “Vas asumiendo un poco la derrota. En los primeros días te choca, no te lo acabas de creer. No es lo mismo perder una eliminatoria habiendo sido peor que tras ser muy competitivos y, a mi parecer, superiores al rival. Le das vueltas, te ves el partido una y otra vez, piensas si te lo mereciste o no, lo que podías haber hecho para que no hubiera pasado…”

Lo amargo de la derrota, por la hazaña que habría supuesto ante un rival con más efectivos, se convierte en orgullo con el paso de las horas. “El equipo dominó en muchas fases, tanto en la ida como en la vuelta, pero si no metes la pelotita te quedas sin premio. Días después, echas la vista atrás y podemos estar muy contentos con la temporada que hemos hecho, sobre todo en el play off. Nadie apostaba por que llegáramos tan lejos”, analiza Quique, encumbrado en Laredo. “Ya va a ser una ciudad que no se me olvidará en el resto de mi carrera. Una vez que no eres titular, lo que sueñas es lo que ocurrió ese día”. Aunque el vestuario es el punto de encuentro, Arribas valora los mensajes de sus compañeros por Whatsapp y el cariño de los aficionados. “La gente sabe que hemos hecho un sacrificio, que con poco hemos sabido sacar mucho. Si conservamos este grupo humano, tenemos la calidad y el esfuerzo para volver”.

La nueva directiva

Resuelta la incertidumbre en la dirección del club, la plantilla se muestra satisfecha por el desenlace. “Ver a Agustín de presidente te transmite una tranquilidad enorme. Sabes que es un hombre de la casa que va a dar todo por el club y va a sacar los máximos ingresos posibles”, analiza Quique. Arribas prefiere el término “esperanza” y descarta excesos. “Sabes que son personas que utilizan la cabeza y no dinero que está por venir. Lo que nos digan es lo que va a haber, y serán claros con todo el mundo. Harán una plantilla competitiva de acuerdo al presupuesto y confío en que valoren que el equipo ha respondido bien”.

Superado el límite físico, llega el descanso. Ambos tuvieron que irse antes de tiempo en Algeciras, y Arribas ha tenido problemas con los gemelos en los últimos tres partidos. El nueve agradece “empezar de cero”, pero para Quique, que trabaja hasta agosto no habrá vaciones: “Vaya año me voy a pegar”.

Concretada la renovación de Quique y los fichajes de Javi Marcos y Domingo, procedentes del CD La Granja, el club afronta la semana en la que deberá decidir su parcela técnica y la continuidad o partida de jugadores que han recibido ofertas de otros equipos y están a la espera de reunirse con la directiva azulgrana.