Tres puntos demasiado caros

El Real Madrid mantiene la distancia con el Barcelona pero Bale y Modric se retiraron lesionados y son duda para el partido de vuelta de la Champions.

1

El Real Madrid no ofreció su mejor versión ante el Málaga, pero fue suficiente para obtener los tres puntos (3-1) antes de recibir el miércoles al Atlético de Madrid en el partido de vuelta de los cuartos de final de la Champions, el día del juicio final para los merengues.

James arregló una tarde tibia en el Bernabéu. El colombiano fue el principal responsable del insípido triunfo blanco. Poco fútbol y desajustes en defensa que a punto estuvieron de costarle un susto a los blancos, sobre todo hasta que Cristiano Ronaldo no falló a su cita con el gol y estableció el 3-1 definitivo en el tiempo añadido.

Con Ancelotti dando entrada a Isco, y no a Chicharito, en lugar de Benzema, entre algodones para la Liga de Campeones, la primera noticia del partido fue la lesión de Gareth Bale, siendo sustituido por el mexicano, por lo que la ‘BBC’ peligra para el encuentro de vuelta ante el Atlético en el Bernabéu.

El primer aviso sería casi una premonición del tanto inaugural de los locales, con un remate de Cristiano Ronaldo de cabeza que Kameni acertaba a despejar con dificultades en una gran estirada, pero el portero camerunés no pudo frenar la siguiente embestida blanca, con la que los de Ancelotti abrieron el marcador.

Bordeando el fuera de juego, una falta lateral botada por Cristiano, la transformó en gol Sergio Ramos, que estaba en el segundo palo para empujar el balón a la red. El tanto pareció desatar a los blancos, sobre todo tras un caño del portugués a Angeleri, pero el Málaga insistía en sus pocas tentativas.

Tras una primera mitad en la que los madridistas parecieron reservarse, y cómodo con el resultado, al Real Madrid se le acumulaban las malas noticias, ya que tras un golpe en la rodilla derecha, Ancelotti optaba por no arriesgar y sentaba a Luka Modric, artífice de la resurrección blanca tras su regreso. Después de varias intentonas de los blancos, penalti fallado por Cristiano incluido, acabó llegando el segundo en una gran acción de James. El colombiano se asoció con dos compañeros y batió a Kameni con un disparo cruzado. Un gol que sirvió para liberarse a los blancos y que dio alas a los andaluces. El cuadro de Javi Gracia estiró las líneas y mejoró su fútbol.

De hecho, dos minutos después del gol de James llegó el cabezazo de Juanmi que evidenció las carencias de los de Ancelotti. Defensivamente el Madrid sigue entregando mucho a sus rivales y ayer volvió a dar un buen ejemplo. Sin embargo, nada más lejos de la realidad, el Real Madrid despertó con otro fogonazo y pudo marcar el tercero, en botas de Ronaldo. El de Madeira no falló a su cita con el gol e incluso desaprovechó un disparo sin portero con el tiempo cumplido. Tres puntos muy caros por las lesiones que dejan al Real Madrid como estaba.