Tres años después, la Segoviana vuelve al liderato de la Tercera

El equipo ganó en un campo de La Llanera más estrecho que en ocasiones precedentes

0

Después de transcurridas seis jornadas de Liga, con cuatro victorias y dos empates para la Gimnástica Segoviana, los seguidores azulgrana echaban la vista atrás para recordar desde cuándo hacía que el equipo gimnástico no ocupaba en solitario la primera posición de la clasificación en el grupo octavo de la Tercera. Porque algún chaparrón ha caído desde que, en septiembre de 2012, la Segoviana dirigida por Santi Sedano encabezara la tabla tras un prometedor arranque.

Ahora, de la mano de Luis Bertó, la Gimnástica ha conseguido ilusionar desde el primer momento, y la victoria conseguida el pasado domingo en el campo de La Bañeza (donde el terreno de juego era más estrecho que en otros partidos jugados por el equipo azulgrana en La Llanera) fue un claro mensaje de que el líder de la Liga no solo es solvente en los partidos de casa, sino también en los de máxima exigencia lejos de La Albuera.

Se tenía mucho respeto al partido del pasado domingo, por el buen momento de forma del rival, pero también porque el estilo de juego del conjunto bañezano, muy físico, suele ser de los que se le “atragantan” a los azulgranas. Por ello la victoria cobró un doble valor, en primer lugar por la entidad del rival, en el que fue el desplazamiento más complicado hasta la fecha para la Segoviana, y en segundo término por la forma en la que se produjo, remontando un marcador adverso con un jugador menos.

Y es en ese apartado donde ha de llegar una de las pocas críticas que se le pueden realizar a este arranque de competición azulgrana. En seis jornadas de Liga, la Gimnástica Segoviana ya ha recibido dos tarjetas rojas, una Rubén en el encuentro frente a la Cebrereña, y otra Roberto el pasado domingo. Afortunadamente el equipo logró vencer esos dos encuentros por idéntico marcador de 2-1, pero el cuerpo técnico incidirá en cuidar esos detalles para que afecten lo menos posible, porque una roja es dar ventaja al rival en el partido, y no poder convocar al jugador expulsado para el encuentro siguiente, que en el caso de la Segoviana será en el campo del Villamuriel, el próximo sábado.