Santi siempre gana

Medio millar de atletas de todas las edades tomaron parte en la décima edición de la carrera popular de Marugán.

Es posible que la carrera de Marugán, este Memorial Santi que cumplió ayer diez años de vida, no sea la más veterana en lo que a pruebas atléticas populares se refiera. Es posible que no sea la más dura, ni siquiera la más divertida para los participantes, a los que dar tres vueltas a un circuito les puede resultar hasta tedioso en algunos momentos. Pero esta carrera tiene “algo” especial que la hace distintas del resto de buenas carreras populares que en estos últimos años han venido apareciendo en la provincia de Segovia.

Quizá ese “algo” sean los voluntarios y sus ganas de trabajar para que la prueba sea un poco mejor cada año. Quizá sea la sincronía que ha alcanzado la organización, a la que ni siquiera un problema con la megafonía del pabellón Luis Fuentes a la hora de entregar los premios restó puntos a su sobresaliente actuación. Quizá sea el ambiente familiar que se crea en una carrera en la que unos cuantos compiten, pero otros simplemente van a pasar la mañana haciendo deporte. O quizá sea el propio Santi que, desde arriba, sopla cada año las nubes que amenazan con descargar sobre Marugán, y se las lleva un poco más lejos para que los que le recuerdan diez años más tarde puedan trabajar, o competir, o simplemente pasar la mañana lo mejor posible, no se mojen en el intento.

En el apartado meramente deportivo, al final de los ocho kilómetros que hubieron de dar los atletas de la carrera grande (ya que hubo también pruebas de menores) el ganador final fue Pedro Luis Gómez Moreno, en dura competencia con Miguel Maldonado, al que aventajó en cuatro segundos en la línea de llegada. Ambos fueron los más fuertes de la prueba, con Jesús Pardo entrando tercero a casi cincuenta segundos.

En categoría femenina, la presencia de Recuerdo Arroyo en la línea de salida dejaba claro quién era la gran favorita para hacerse con la victoria, y el hecho cierto es que los pronósticos se cumplieron a rajatabla, ya que la madrileña puso dos minutos de diferencia con respecto a la segunda clasificada, Irene Lorenzo, y más de cuatro sobre Eleanor Sedgwick, tercera mujer en la meta. Ellos fueron quienes subieron al podio, aunque el ganador final fue todo el pueblo de Marugán. Así da gusto correr.

FuenteJ.M. 
Compartir