Naufragio en una caja de cerillas

El Becerril hace valer su pequeño terreno de juego y saca a la Segoviana de puestos de play-off

1

La Segoviana se desprendió de su armazón defensivo en una tarde que cuestiona sus opciones para pelear el ascenso. El equipo azulgrana encajó en 90 minutos el mismo número de goles que había concedido en las siete jornadas previas, el principal argumento de su buen tono en La Albuera. La derrota, la tercera seguida a domicilio, supone un interrogante en la habilidad del equipo para imponerse en entornos hostiles, por mucho que su juego no desmereciera en los envites previos. Desorientados tras el penalti que supuso el 2-1 para el Becerril, los de Sedano perdieron la fe en una remontada que, instantes después, pasaría de reto a hazaña.

Sin posibilidad de rasear en un campo demasiado pequeño para el gusto de los azulgrana por la posesión, el Becerril impuso el lenguaje del fútbol directo. Los aconteceres pudieron discurrir de manera diferente si el buen disparo lejano de Manu no hubiera sido repelido por la mano de Seve cuando lamía la escuadra. No aguantaría mucho más el 0-0. Víctor adelantó al cuadro palentino al cuarto de hora al embocar un rechace franco en el área gimnástica.

Los de Sedano reaccionaron bien al gol, proliferando sus acercamientos por banda en un juego que solo entendía de balones divididos. El premio llegó de la mano de Dani Arribas, que aprovechó un buen envío de Manu para superar con un testarazo la salida del portero. Las constantes caídas a la banda y el predominio del juego de espaldas acabaron decantando la balanza a favor del Becerril.

El penalti, un antes y un después

Víctor superó a Roberto en un mano a mano por el costado y el central de la Segoviana derribó al atacante del Becerril dentro del área. Melero transformó el penalti con un disparo alto a la derecha de Facundo. El gol desorientó a los visitantes, que concederían el tercer tanto cuatro minutos después. Xavi dejó su banda desguarnecida para cubrir la internada de un rival por el centro y Bello resolvió con precisión ante la necesaria salida del meta gimnástico.

Lo intentaría la Segoviana en el tramo final con más voluntad que acierto. Un tiro de Dani Lázaro que estuvo cerca de enganchar Dani Arriba y otro remate de Manu que se marchó alto fueron las ofertas más destacables de un ataque no logró fabricar ocasiones claras.

Tras la expulsión de Diestro en la primera vuelta por golpear a un seguidor de la Segoviana, el partido no tuvo incidentes. “Ha habido la intensidad normal, con encontronazos, pero sin nada excesivo. Se ha desarrollado dentro de la deportividad”, explicó Sedano. El técnico señaló que el equipo “perdió la concentración” tras el penalti. “No nos hemos recuperado anímicamente. Ellos han sido más eficaces y hay que asumir la derrota”.

No supo adaptarse la Segoviana, que pierde el cuarto puesto tras la victoria del Mirandés B, que tiene un partido menos, en Tordesillas. “Con poco fútbol, cada vez que llegaba el balón a las inmediaciones del área nos generaban peligro. Solo han tirado a puerta en los tres tiros del gol, pero ha sido suficiente”, subrayó el técnico gimnástico. Sólido en La Albuera, los azulgrana no ganan a domicilio desde el 25 de enero, una sequía que empieza a tornarse inoportuna.