Los naveros suman otra victoria más fuera de casa ante el Cajasur Córdoba

El Viveros Herol Nava tomó las riendas del partido desde el principio, cerrando filas en defensa, marcando sus acciones ofensivas por todas las zonas, y sentenciando por el centro

0

El Viveros Herol Nava no preveía una visita fácil a la cancha del club Cajasur Córdoba, un equipo que se mantiene en las posiciones atas de la tabla en estos primeros encuentros de Liga, pero a los segovianos de Nava de la Asunción les salió su mejor juego y arrasaron en los primeros treinta minutos. Después se relajaron, y dejaron que los granadinos fueran tomando posiciones hasta acercarse peligrosamente. Aún así, el Nava volvió a demostrar que es experto en resurgir con fuerza y sorprender al rival hasta dejarlo nuevamente fuera de juego, logrando una merecida victoria que le mantiene invicto en estas cuatro primeras jornadas de Liga.

Los naveros tomaron posesión de la cancha con rápidas circulaciones que encontraron su mayor exponente en las penetraciones de Alberto García por el extremo derecho o las del pivote Darío Ajo, que recibe y culmina siempre en buena posición. El Viveros Herol Nava es dueño del partido y los intentos de frenar esta presión por los locales no encuentran acierto, al igual que los tiempos muertos que pide su técnico, Martínez Suanes, para reconducir la situación. Los goles se suceden con movilidad por todas las zonas y la defensa navera se cierra bien dificultando que su rival pueda acabar la jugada cómodamente. El parcial final de este período (11-17) deja bien claro quien a mantenido el dominio.

Con seis goles a favor el Nava se siente más seguro y dueño del partido, lo que le lleva a relajarse, entrando en una serie de desaciertos tanto en defensa como en ataque, que los locales aprovechan para ir cogiendo sitio poco a poco e imponer su ritmo de juego. Ello les lleva a reducir distancias y poner el marcador a tan sólo un gol de diferencia.

El partido se pone más igualado y obliga a espabilar al conjunto navero. Las acciones del Cajasur Córdoba abren hueco en el Nava realizando un ataque estático y de jugador a jugador. Los movimientos del balón se suceden por el centro, dando continuidad para finalizar por los extremos. Imponen un ritmo de juego más rápido que les favorece y sorprende a unos visitantes a los que en estos malos momentos se les suma padecer tres exclusiones seguidas.

El partido se pone cuesta arriba al dejar entrar tanto en juego a unos granadinos, que ahora se encuentran fuertes y ven posible alcanzar la victoria en casa. Pero el equipo navero es como el ave Fénix y resurge de sus cenizas con más brío si cabe. La reacción no tarda en llegar, recuperando el juego anterior con circulaciones más incisivas que rompen la agresiva defensa rival abriendo espacio para que Carlos Villagrán, Darío Ajo y Roberto Pérez fulminen desde los laterales y el centro. Además el cierre defensivo navero vuelve a tomar el sitio a un ataque granadino que desespera por encontrar hueco para colar el gol en la portería de David de Diego.

El despegue se traduce rápidamente en el marcador, que indica una goleada que los de Córdoba intentan frenar manteniéndose firmes y luchadores; pero el rival que tiene ante sí resulta ya imparable y con plena decisión de asegurar el triunfo que por algunos momentos llegó a peligrar.