La Vuelta a Segovia celebrará en junio medio siglo de vida

La ronda segoviana es la más longeva de España en lo que a carreras de aficionados se refiere.

Desde que en el año 1963 Vicente López Carril consiguiera alzarse con la victoria final, la Vuelta Ciclista a Segovia ha permanecido como el Acueducto, impasible a los avatares, sobre todo económicos, que han venido zarandeando a no pocos eventos deportivos, llevándolos incluso a su desaparición. Con un respeto por los ciclistas fuera de toda duda, y con un ímprobo esfuerzo organizativo, la ronda segoviana se ha consolidado como una de las referencias en lo que a ciclismo amateur se refiere. Tanto es así, que este año alcanzará su quincuagésima edición, todo un logro que tiene el mérito añadido de haber sido logrado en el último medio siglo. Es decir, que durante los últimos 50 años, Segovia siempre ha podido disfrutar de su vuelta ciclista, algo que de lo que no pueden presumir todas las pruebas deportivas, y que ha llevado a la Vuelta a Segovia a convertirse en la más longeva en el campo amateur dentro del panorama nacional.

Y, si todo transcurre dentro de los cauces normales, ya se puede asegurar que las Bodas de Oro de la prueba ciclista por excelencia se llevarán a cabo del 27 al 29 de junio, coincidiendo con el final de las Ferias y Fiestas de San Juan y San Pedro. Los miembros de la Sociedad Ciclista Segoviana, organizadores de la competición, ya se han reunido con los representantes de las instituciones, y con los lógicos ajustes presupuestarios que demanda la coyuntura actual, éstos han confirmado que habrá ayuda financiera para la vuelta.

En principio, y salvo que en fechas posteriores se produzcan variaciones en los trazados, la ronda segoviana disputará tres etapas, todas ellas con final en el paseo Ezequiel González. La primera de ellas saldrá desde Venta Magullo, y aunque se trabaja en una idea sorprendente para la que se necesitan una serie de autorizaciones, lo más normal será que el recorrido no varíe mucho del que, con el nombre de “Primer Memorial José María Heredero”, llegó hasta las localidades de Veganzones, Turégano, Sauquillo de Cabezas, Aguilafuente, Villovela de Pirón, Valseca y Hontanares.

La segunda de las etapas cambiará su lugar de salida, pasando con mucha seguridad a la localidad de Fuenterrebollo, mientras que para la tercera se barajan varias opciones, entre ellas la de Valverde del Majano, localidad que tradicionalmente ha acogido con mucho cariño la prueba.

Pese a que en esta edición ya han sido muchos los equipos que se han dirigido a la organización ofreciéndose para tomar parte en la Vuelta a Segovia, el equipo organizativo de la ronda segoviana pretende ser fiel a las escuadras que tradicionalmente han venido apostando por participar en la competición segoviana. Además, no parece demasiado factible que el número de corredores en la edición de 2012 de la vuelta vaya a superar el centenar, si bien es cierto que el año pasado al final se abrió el abanico de equipos, y el pelotón de la ronda alcanzó los 137 ciclistas.

Lo que sí es seguro es que la Vuelta a Segovia tendrá carácter internacional, porque han sido varios los conjuntos extranjeros que pretenden realizar varias carreras en España, entre ellas la ronda a Segovia, y es más que posible que la organización se decida a aceptar la petición de alguna selección de ciclistas amateur.

La vuelta, cantera de campeones.- Muchos han sido los ciclistas que han competido en el último medio siglo en la Vuelta a Segovia, que tiene un palmarés de ganadores absolutamente extraordinario. El primer nombre que les “sonará” a los aficionados segovianos será el de Carlos Melero, vencedor de la ronda en el año 1971. Dos años más tarde, en 1973 una leyenda como Domingo Perurena vencía en la tercera etapa defendiendo los colores del Kas. Un año después, José Antonio González Linares inauguraba el palmarés de los vencedores de etapa de la vigésimo primera edición de la vuelta.

El año 1997 tuvo ilustres vencedores en las figuras de Faustino Rupérez, José Luis López Cerrón y Miguel Mari Lasa, y en 1978 comenzaron a llegar las victorias para corredores segovianos que han terminado por ser referencia, como José Luis Gilmartín, que venció en una etapa en 1978, Pedro Delgado, que dominó por completo la edición de 1979, o Mariano Bayón Magdaleno, que en 1981 se impuso en la tercera etapa. En la siguiente edición, Pello Ruiz Cabestany ampliaba su palmarés como aficionado con una victoria en la segunda etapa de la vuelta.

Los segovianos Pedro Luis García Velasco, José Luis de Santos, Joaquín Migueláñez, Alberto Fernández, Javier Gilmartín, Pablo de Pedro, Víctor Castro, David Almeida… consiguieron ser profetas en su tierra, y levantar los brazos en el podio de ganadores de una prueba que ha visto nacer a grandes ciclistas, y que puede presumir de haber visto crecer a campeones del mundo como Óscar Freire, o futuros ganadores de grandes rondas por etapas, como Joaquín “Purito” Rodríguez. Segovia y su vuelta siempre han sido cuna de campeones.

FuenteJavier Martín 
Compartir