La travesía invernal de la Mujer Muerta celebra su XLIV edición

La jornada, organizada por el grupo Diego de Ordás, se desarrolla con participantes llegados desde distintos puntos de la provincia, Ávila, Valladolid, Toledo o Madrid.

26

Un año más, y ya van 44, el grupo Diego de Ordás, junto con el apoyo de otros clubes segovianos, organizó la tradicional travesía invernal de la Mujer Muerta el pasado domingo con un importante número de participantes. La acontecimiento deportivo comenzó en el pabellón Pedro Delgado donde se ofreció un desayuno para iniciar la jornada y transporte en autobús hasta el punto de salida -carretera nacional 603, de San Rafael-, contando con la colaboración de Ayuntamiento de Segovia. Antes de empezar la ruta se rindió un homenaje a la memoria del montañero Juan Muñoz ‘Buitre’.

Las condiciones climatológicas y el factor del terreno acompañaron a los primeros trances de la marcha. A medida que la expedición fue avanzando se encontraron con una zona de suelo helado en la parte alta del pinar. Una vez que se retomó al bosque, el recorrido se desarrolló con más normalidad, en compañía de un día soleado. El trazado discurrió a través del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama y por lugares como el pico La Pinareja (2.193 metros), la peña del Oso (2.196 m.), el pico Pasapán (1.999 m.), las peñas de La Majada (2.003 m.), el cerro del Quintanar y del Carmochín (1.932 m.) o el Collado Mayor (1.563 m.) para concluir en la estación de Otero de Herreros.

El primer control de la marcha estuvo situado, después de salvar con gran esfuerzo un desnivel de 1000 metros, en el pico de La Pinareja, desde el cual, los participantes siguieron por la cuerda de la montaña, pasando por los picos del Oso y el Pasapán, para llegar al segundo control situado en el Puerto del Pasapán, donde una parte de ellos decidieron tomar la pista que baja directamente al punto de inicio de la marcha. Desde este puerto, los que siguieron, subieron a las Majadas y continuaron por la sierra de Quintanar hasta el control que se encontraba en la antena de Collado Mayor, desde donde descendieron hasta Otero de Herreros.

Los grupos de montaña participantes fueron: El Caloco de El Espinar; E.P.Q.E. de Navafría; Aguacero, El Nevero y Diego de Ordás, de Segovia; Almanzor y Nosolocuerda de Ávila; Everest, de Valladolid; Tierra de Fuego y OJE-Vallecas, de Madrid, y las agrupaciones de la organización juvenil Española de Guadarrama (Madrid) y de Torrijos (Toledo).