La salvación, al alcance de la mano

Diego Gacimartín, técnico del Valverde, confía en ganar al menos 2 de los 4 partidos que quedan para lograr la permanencia

0

El final de la temporada regular se acerca en el Grupo Norte de la División de Plata de fútbol sala. Con solo cuatro jornadas por delante es tiempo para desempolvar la calculadora, y contar los puntos que quedan para lograr el objetivo marcado al principio de la campaña. Y el del FS Valverde del Majano no es otro que continuar el año que viene en la categoría, después de un debut que está resultando muy satisfactorio.

El Escorial, Extremadura Cáceres 2016, Illescas y Burela son los escollos que deberá de superar el equipo segoviano, cuyo entrenador Diego Gacimartín confía en que “la permanencia es posible si somos capaces de ganar dos de los cuatro partidos que nos quedan, sobre todo si nos llevamos los tres puntos en El Escorial y, después, en casa ante el Extremadura Cáceres 2016, ya que ambos son rivales directos”.

De esta manera, el técnico del Valverde espera “que podamos estar salvados antes de recibir al Club Deportivo Burela en la última jornada de Liga, ya que podríamos celebrar la permanencia en casa y enfrentándonos a un gran rival. Pero, si tuviéramos que jugárnosla ese día, sé que el equipo y la afición van a responder. Sin ir más lejos, al acabar la primera vuelta nos escapamos de los puestos de descenso ganando en Burela”.

Por otro lado, Gacimartín también tiene en cuenta “los enfrentamientos directos entre los equipos que se juegan la permanencia. Del mismo modo, hay rivales, como Ribera de Navarra y Avilés que aún les toca descansar, por lo que tienen un partido menos que jugar”.

El principal problema que ve el entrenador valverdano en esta recta final de la temporada es que “cualquier equipo puede ganar a cualquier rival, por lo que no hay que fiarse de que un conjunto que se juega lo mismo que tú tenga un calendario complicado”.

Pero lo que de verdad importa a corto plazo es el partido del sábado en El Escorial. Para Diego Gacimartín “este equipo, por plantilla, es sorprendente que esté situado tan abajo en la clasificación. Quizás al principio de temporada tardó en encontrar su sitio, pero en la segunda vuelta han fichado muy bien, y se ha notado de manera positiva el cambio de entrenador”.

Después de haber derrotado al líder, el Grupo de Empresas Talavera, el equipo de Valverde del Majano disfrutó de un merecido descanso coincidiendo con la Semana Santa. Durante este parón el equipo ha realizado un ‘reposo activo’, en el que cada jugador ha seguido un plan específico según su situación física. Todo esto para que el lunes llegasen al primer entrenamiento en las mejores condiciones posibles, de cara a las tres sesiones previas al trascendental encuentro en El Escorial.

Como indica Diego Gacimartín, “tras la victoria contra Talavera entramos en un estado de euforia, en el que el equipo parece creer aún más en sus posibilidades. Pero el descanso nos ha servido para desconectar, partir de cero y darnos cuenta de que queda mucho por hacer en los cuatro partidos que quedan. Y, sobre todo, nos ha valido para recuperarnos físicamente”, concluyó.

La unión hace la fuerza

La plantilla del FS Valverde del Majano lo tiene claro. Dependen de ellos mismos para conseguir la permanencia en División de Plata y una de las claves para lograrlo es la unión que existe en el vestuario. Algunos son conocidos de muchos años y otros apenas llevan unos meses en el equipo, pero lo que es seguro es que todos están aquí para sumar. El ambiente en los entrenamientos es inmejorable después de una semana de descanso y eso se nota incluso a la hora de hacer la foto, donde las bromas, las risas y el ambiente distendido son la nota predominante. Incluso el entrenador, Diego Gacimartín, el más serio, se permitió alguna carcajada.

Todos son conscientes de lo mucho que se juegan el sábado ante El Escorial y por ello sus fuerzas están unidas para que, junto a la afición que les acompañará en un gran número gracias a un viaje organizado por el club, la salvación pueda estar esta jornada aún más cerca. Los ánimos están por las nubes después de ganar con autoridad al líder, pero no hay espacio para la euforia, si no para continuar por el camino del trabajo bien hecho y poder concluir así la temporada con el objetivo conseguido. Todos los partidos serán final hasta que concluya la Liga, pero como la intención del equipo no es otra que la de mirar partido a partido, el del sábado ante El Escorial vuelve a ser una buena oportunidad para demostrar que tanto el equipo, como el club, como la localidad de Valverde del Majano y sus vecinos se merecen continuar en la segunda categoría del fútbol sala nacional.