La Pirona se sale

Cerca de 200 atletas de todas las edades tomaron parte en la carrera pedestre que acogió la localidad de Torreiglesias, y que fue dominada por Pedro Luis Gómez Moreno y Milagros Fernández.

4

El Circuito de Carreras Pedestres “Provincia de Segovia” surgió como una iniciativa que trataba de establecer una serie de pautas con el fin de que las diversas localidades organizadoras de este tipo de pruebas populares pudieran encontrar su sitio dentro del calendario sin entorpecerse las unas a las otras, pero manteniendo su identidad de razón.

La seña de identidad de la carrera de Torreiglesias se comprueba desde el momento en el que, horas antes de que se inicie la carrera, quien llega a la plaza Mayor puede ver cómo los miembros de la Asociación «La Pirona» trabajan a destajo para conseguir que la prueba sea todo un éxito, y que todos los habitantes de la localidad puedan sentirse orgullosos de una carrera que en la jornada de ayer cumplió su tercera edición con el buen tiempo asegurado, porque a finales de junio es complicado que llueva, aunque el calor no apretó tanto a los atletas como para dificultar su carrera, y así pudieron disfrutar (siempre dentro de la exigencia física) de las impresionantes vistas del Cañón del Río Viejo y Río Pirón.

Ya en lo estrictamente deportivo, la prueba grande presentó a 133 corredores en la línea de salida, con Pedro Luis Gómez Moreno y Rodrigo Ares como principales candidatos a la victoria final, que cayó del lado del atleta segoviano, que así se sacó la espina de la pasada edición, en la que no pudo alzarse con el triunfo. Ares fue segundo, con Miguel Gómez ocupando la tercera posición.

En la categoría femenina, Milagros Fernández también se encargó de hacer buenos los pronósticos, ya que logró cruzar la línea de meta en la primera posición, con Loli García clasificándose en el segundo puesto, y Montse Moneo como tercera.

Mientras se disputaba la prueba de mayores por los caminos que circundan Torreiglesias, los más jóvenes, en número superior a sesenta, se aprestaban a tomar parte en las carreras específicamente previstas para ellos. Después del esfuerzo, de los pequeños y de los mayores, la organización les obsequió con un avituallamiento sólido y líquido que les llevó rápidamente a reponer las fuerzas perdidas durante una carrera organizada con mucho acierto por los miembros de la Asociación Cultural “La Pirona”, que fueron felicitados por los participantes al finalizar la competición. No en vano, año tras año la localidad se vuelca con su carrera, y ese cariño acaba haciéndose patente en todos los detalles.