La Juve vuelve a la élite europea

El conjunto italiano rentabiliza el 1-0 de la ida y está entre los cuatro mejores conjuntos 12 años después.

0

La Juventus regresa a las semifinales de la Liga de Campeones doce años después gracias a un espeso empate sin goles ante el Mónaco en el duelo celebrado en el Estadio Luis II, un encuentro en el que el dos veces campeón de Europa no ejerció de favorito pero hizo bueno 1-0 de la ida.

Mucho tendrá que mejorar el conjunto juventino para estar en Berlín peleando por su tercera ‘orejona’, y es que atrás queda la apisonadora que apartó al Borussia Dortmund en octavos. Ante el Mónaco, el cuadro italiano cosechó su pase a ‘semis’ con un tanto de inexistente penalti en el duelo de Turín, y en la vuelta el Mónaco fue claramente superior.

Los locales dominaron el encuentro pero chocaron con una Juve bien plantada, que eso sí jugó con fuego y apenas tuvo ocasiones para sentenciar la eliminatoria. La incertidumbre reinó durante casi todo el choque y cerca estuvo el equipo del Principado de alargar su condición de equipo revelación y volver a estar entre los cuatro mejores como hicieran en la 2003-04.

Con su puesta en escena, el conjunto de Leonardo Jardim lavó su imagen tras el sufrido pase a cuartos. Aquella derrota ante el Arsenal (0-2) escoció a un Mónaco que hasta entonces sumaba ocho victorias seguidas en casa. Por si fuera poco, la derrota en el Juventus Stadium con ese penalti forzado por el español Álvaro Morata afiló más aún los dientes de un Mónaco dispuesto a dar la campanada.

Los locales encontraron una grata colaboración en un rival dispuesto más a defenderse que a buscar la portería contraria. Moutinho y Bernardo Silva lideraron a los del Principado, aunque Buffon no tuvo exceso trabajo. Chiellini, que vio amarilla en el minuto uno, estuvo en el alambre e incluso, junto a Vidal, pudo cometer penalti sobre Kondogbia poco antes del descanso.

A pesar de la relativa comodidad de la Juventus en su faceta defensiva, el Mónaco se fue al descanso con moral suficiente para seguir intentándolo. Y es que en la segunda mitad y con la entrada de un referente como Berbatov, el Mónaco siguió rondando su ocasión. A la contra, Morata y Tévez pudieron sentenciar superado el primer acoso local y poco a poco los de Allegri comenzaron a hacer bueno el gol de Vidal en la ida.

Sin claridad en los últimos metros, el Mónaco se fue quedando sin gasolina y el oficio del campeón italiano hizo el resto. La entrada de Llorente permitió a los visitantes ganar metros y Pirlo tuvo el gol en sus botas con un lanzamiento de falta que se estrelló en la escuadra. Se quedó en amago la tentativa monegasca ante una Juve que sigue con la opción de conquistar el triplete.