La hora de la verdad

El campeonato echa a andar en Melbourne y Ferrari aspira a estar entre los mejores.

A tan solo un día de que comiencen a rugir los motores, el Mundial de Fórmula Uno parece más abierto que nunca. Este domingo, el circuito de Melbourne Park dará el pistoletazo de salida a un nuevo campeonato.

Atrás queda ya lo ocurrido en 2012. Todo comienza de cero, pilotos y escuderías se afanan por llegar en las mejores condiciones a la primera cita y nadie se quiere perder el estreno del ‘gran circo’.

Pero, como en todas las cosas, en la Fórmula Uno también hay un pero, y no es otro que la amenaza de Red Bull y Sebastián Vettel. Tras una campaña de dominio incontestable por parte del alemán, el resto de equipos lucharán por acabar con la hegemonía de la marca austríaca. Y entre todos los que lo intentarán estará Fernando Alonso, que luchará por conseguir su tercera corona, después de las que firmó en 2005 y 2006.

El asturiano, todo un especialista en sacar el máximo rendimiento de todos los monoplazas con los que ha pilotado, demostró en 2011, con un Ferrari inferior a sus más directos rivales, que es competitivo al extremo y que luchará con ‘uñas y dientes.

Este año se esperaba que el F2012 brillara entre todos los bólidos de la parrilla, pero la marca del ‘Cavallino Rampante’ se ha mostrado muy cauta y sabe que tendrá que trabajar muy duro para volver a estar en lo más alto del podio.

Hace unos días, cuando la pretemporada daba sus últimos coletazos, desde la ‘Scudería’ se lanzaron una serie de mensajes que hicieron saltar todas las alarmas.

Primero fue su director general, Pat Fry, que descartó el podio en el GP de Australia, y después los pilotos, Fernando Alonso y Felipe Massa, confesaron que tendrán problemas en las primeras citas.

Ya sea verdad o mentira, la realidad es que la temporada ya está aquí, y todos los equipos desean arrancar con buen pie en la primera carrera, y Ferrari más que nadie. Quiere despejar todas las dudas y volver a dominar en un deporte donde la tecnología siempre tiene la última palabra.

Mejorar

Mientras tanto, el director deportivo de la casa italiana, Stefano Domenicali, auguró ayer una temporada «muy larga» y, aunque reconoció que el F2012 no está aún al nivel deseado, está convencido de que podrán mejorar bastante y estar con los mejores.

«Todo el mundo está impaciente. Va a ser una campaña muy larga, y por lo que hemos visto hasta el momento, muy impredecible: hay muchos equipos que parece que van a estar en la pelea».

Aunque es consciente de que no han logrado los «objetivos en términos de rendimiento, no quiere ser negativo. «Aún necesitamos unos días para saber dónde estamos. El Mundial no acaba hasta finales de noviembre y eso no podemos olvidarlo», finalizó.

FuenteAgencias 
Compartir