La cuarta plaza se aleja aún más

La Gimnástica Segoviana perdió en su visita al campo del Numancia B, restando sus opciones de entrar en ‘play-off’

La Gimnástica Segoviana cayó derrotada en tierras sorianas ante el Numancia B, en un encuentro en el que fueron los segovianos los que dispusieron de las mejores ocasiones pero en el que también estuvieron muy desacertados de cara a puerta. Un tardío gol de Sunny con el tiempo prácticamente cumplido condenaba finalmente a una Gimnástica que, de este modo, dice casi adiós a sus posibilidades de ascenso con este tropiezo, ya que mucho tendrían que perdonar Arandina y Ávila para que los segovianos volvieran a entrar en la lucha por la cuarta plaza.

Salieron los azulgrana, ayer de camiseta azul celeste, dispuestos a sentenciar el choque cuanto antes e intentaron hacerse con el control del juego, pero no se lo permitió el filial numantino, que planteó una batalla en el centro del campo en la primera parte tratando de desgastar a la Gimnástica e incomodar su juego presionando con fuerza la salida de la pelota.

Pese a todo mantuvo la calma la Segoviana, que gozaba de su primera ocasión a los siete minutos cuando le llegaba un balón raso a Maroto desde la banda derecha y éste remataba al primer toque en el interior del área buscando el gol, con tan mala suerte que su rematé se escapó lamiendo el poste de la portería de Jesús.

Seis minutos más tarde sería el Numancia B el que dispondría de su oportunidad en una jugada por banda derecha de Roche, que apuraba hasta línea de fondo para acabar cediendo el balón a Marco, que muy forzado y llegando desde atrás acababa disparando desviado.

Estaban aprovechando bien las bandas los dos equipos hasta el momento, ensanchando el terreno de juego por las alas y encontrando espacios de la nada. Entrar por el medio era tarea imposible, tanto para unos para otros, y de ese modo los costados se convertían en las únicas vías de ataque.

El esfuerzo de la Segoviana por hacerse con la manija del partido era inútil y los numantinos trataban de dormir el partido en la medular.

En una contra fulgurante iba a tener el Numancia B su mejor ocasión de la primera parte cuando en una jugada calcada a la anterior oportunidad del filial aunque esta vez con Marco como protagonista, éste apuraba hasta la raya de cal y servía un balón de oro a Mouco para que perforara la portería segoviana, pero el jugador del Numancia erraba en su remate y mandaba el balón muy alto.Los últimos quince minutos del primer acto fueron un querer y no poder de ambos equipos, que veían como todas sus acciones acababan en tres cuartos de cancha, donde se atascaban al tropezar con las defensas rivales.

Tan sólo se pudo ver un saque de esquina colgado con picardía hacia el segundo palo por Montejo que llegó a un despistado Ladero que no se lo esperaba y acabó rematando manso a las manos del portero.

Tras el paso por vestuarios el partido fue un calco del inicio del choque: la Segoviana que buscaba el gol a la desesperada y el Numancia B que pacientemente esperaba su oportunidad y poco a poco recuperaba el terreno perdido.

Fue De la Cruz, el mejor jugador de la Gimnástica en la segunda parte, el que probó al meta local tras un excelente pase de Abel entre los dos centrales numantinos, pero no logró hacer un buen control y eso le impidió disparar con comodidad.

De nuevo De la Cruz, minutos después, lo volvía a intentar sin pensárselo dos veces, esta vez desde fuera del área, pero un atento Jesús lograba desviar a córner. A partir de ahí la Sego cayó en barrena y el choque se convirtió en un monólogo local hasta el pitido final. Primero fue Diego Antón el que en boca de gol intentó llegar a un pase desde la banda de Mouco. Acto seguido el omnipresente Mouco lo intentaba trazando una diagonal hasta la frontal del área y disparando sobre Durán, que repelía a córner. Hasta que en el último suspiro lograba marcar el Numancia B.

Con la Gimnástica Segoviana volcada en busca del gol, Montejo montaba un perfecto contraataque para acabar cediendo a Sunny, que amagaba ante Durán y enviaba el balón al fondo de las mallas. Jarro de agua fría para una Segoviana a la que le dio la espalda la suerte ayer en el Francisco Rubio.

FuenteArea11 
Compartir