¡Huelga!

El plantel de jugadores de la Segoviana entrenó ayer por última vez, y después del partido del domingo ante el Astorga no volverá a jugar hasta que el club les pague lo adeudado

1

Ni préstamos, ni créditos, ni negociaciones, ni “a 600 euros los que más cobren”, ni medias tintas. La plantilla de jugadores de la Gimnástica Segoviana se ha cansado de palabras, y a once días de que se cumplan siete meses sin percibir sus salarios, ha optado por la vía de los hechos, y tras el entrenamiento que el equipo realizó ayer por la mañana en las Pistas de Atletismo, los jugadores mantuvieron una reunión en la que decidieron dejar definitivamente de entrenar, y tras el partido ante el Astorga del próximo domingo, no volver a jugar hasta que no se les pague.

Y si los futbolistas de la Segoviana van a jugar el domingo es por respetar los plazos de notificación que hay que cumplir cuando los trabajadores se ponen en huelga. Tal es la situación de hartazgo de la plantilla con su situación que, además de ponerse en huelga, comenzará los trámites para reclamar judicialmente lo adeudado, y los jugadores del actual plantel que militaron en la Segoviana la pasada temporada solicitarán la ejecución de las sentencias que tenían paradas esperando una solución a su problema.

Ésta es la respuesta que la plantilla de la Segoviana quiere dar al “plan de estabilización” que el presidente de la Junta Gestora azulgrana, Ignacio Tapia, lleva tratando de establecer en la entidad desde que entró en la misma en julio del pasado año, y de la intención del presidente azulgrana de avalar la petición de un préstamo de 120.000 euros para abonar parte de lo adeudado a la plantilla, pero estableciendo un tope de 600 euros por jugador y mes.

El capitán de la Segoviana, Ramsés Gil, no pudo ser más contundente a la hora de valorar las declaraciones de Ignacio Tapia, “que se ha puesto enfrente de nosotros en lugar de estar a nuestro lado, que nos ha criticado por lo que cobramos cuando nuestros contratos están firmados, y a 14 de los 22 jugadores de este equipo les firmó él, y que por su inacción está dejando morir al club”.

Ignacio Tapia puso como condición para avalar el préstamo que la plantilla no reclame los pagos por la vía judicial, “y eso por supuesto que se cumpliría”, señala Ramsés. “No hay nada peor para un jugador que tener que andar en los juzgados reclamando un dinero que se le ha prometido. Pero si realmente quiere pedir el préstamo, hay que hacerlo ya, y no estar con palabras todo el tiempo, porque quienes estamos sufriendo la situación somos nosotros”.

Con los 120.000 euros que se especula que podrían pedirse “se pagarían cinco meses de los casi siete que se nos deben”, apunta el capitán del equipo, que habla en nombre de toda la plantilla cuando afirma que el presidente de la Junta Gestora “ya puede olvidarse de que nosotros vamos a perdonar dinero. Podemos renegociar los pagos de la mejor manera posible para todos, pero tal y como se ha llegado a esta situación, esta plantilla ya no está en disposición de andar perdonando nada”.

No es ésta la primera ocasión en la que la plantilla de la Segoviana amenaza con dejar de jugar, y si en la ocasión anterior el equipo levantó la huelga fue por la promesa de unas elecciones, a las que tras muchas especulaciones no se presentó nadie. Pero los retrasos se acumulan, y a los futbolistas de la Segoviana se les ha acabado la paciencia. “A quien no crea que vamos a la huelga, —apuntó Ramsés—, le diría que se espere una semana. Como no se solucione el problema de los casi siete meses sin cobrar, no jugaremos el próximo partido, y a lo mejor en tres jornadas estamos hablando de la Segoviana en Regional. Por supuesto que nos duele tener que llegar a esto, pero no aguantamos más”.