Higuaín castiga la valentía del Betis

El atacante argentino lidera la amplia victoria del Real Madrid en el Bernabéu con un espectacular ‘hat-trick’

0

La brillantez en el remate de Gonzalo Higuaín, que firmó un nuevo ‘hat-trick’, más un bello tanto de Kaká, castigaron ayer la valentía del Betis, que pese a acabar goleado dejó un buen regusto de fútbol.

El ‘Pipita’ volvió a ganar la lucha de cada temporada. No hay campaña que empiece para el argentino como titular indiscutible. Sus goles del pasado quedan en el olvido y está exigido a mostrar más que los demás. Tres ‘hat-tricks’ en cuatro partidos, dos de blanco y uno con Argentina, le han devuelto el protagonismo.

A Pepe Mel no le importaba la grandeza del escenario. Su Betis tiene unas señas de identidad que no iba a cambiar. Su 4-3-3 era una invitación al rival a explotar su mejor arma, el contraataque, pero a la valentía visitante le añadió máxima concentración para aguantar 46 minutos. El tiempo que tardó uno de sus futbolistas en cometer un error. Fue de su portero. Y esos, no tienen solución.

Por su parte, Álvaro Vadillo era el reflejo de su equipo. Descaro y valentía. A sus 17 años, saltó a medirse a Marcelo y exigirle defensivamente. Encaró y generó dificultades. Sus minutos de buen fútbol acabaron en una camilla. En el minuto 16, un choque con Sergio Ramos le lesionó. Su sueño se desvanecía pero mostró que tiene un gran futuro esperándole.

En sus botas estuvo la primera ocasión. Casillas sacó un disparo cruzado cuando no se cumplía un minuto. El cuadro andaluz había salido a por todas y provocó que el conjunto blanco jugase a tirones, buscando la espalda rival con balones milimétricos de Xabi Alonso.

La brillantez reciente de Kaká se rebajó. El juego combinativo estaba ausente. Fútbol directo que lo mismo acababa en un disparo de Özil, a los nueve minutos se topó con la defensa desaprovechando un pase de la muerte, que en intentos del incansable Cristiano.

El intercambio de posiciones en ataque permitió al atacante luso aparecer por todas partes. Un disparo desviado, un remate de cabeza fuera con todo a favor, una falta que detuvo el meta Casto. Era la culminación de acciones puntuales. El Betis no estaba incómodo en el campo e incluso perdonó. A los 41 minutos, Rubén Castro solo en el punto de penalti, chutó arriba una perfecta asistencia de Sergio. La juventud al poder con Mel.

Pero el fútbol tiene sus cosas y más cuando te enfrentas a un grande. Son equipos infalibles ante un error. Nada más reiniciarse el partido, Casto dudó ante un pase picado a la carrera de Cristiano Ronaldo. Las décimas de segundo que por su cabeza pasó salir o quedarse bajó palos fueron una losa. El atacante luso, generoso por segunda jornada consecutiva, regaló el tanto a Higuaín y no pudo celebrar su partido número 100 con la elástica ‘merengue’ con el premio que tanto ansiaba.

Pisó el acelerador por momentos el bloque de José Mourinho para sentenciar y pasar a pensar en la Champions. Casto le sacó una a Higuaín. Kaká perdonó en la culminación de una conexión brillante entre Xabi Alonso y el ‘Pipita’.

El conjunto local no perdía el orden defensivo, sujetado por la buena aportación de Sergio Ramos como central y la afición que llenó el Santiago Bernabéu rugía en cada contragolpe. En plena locura Kaká cambió la nota de su partido. Un golpeo perfecto. Repleto de calidad con la rosca dada por el interior de su pie derecho, acabó en la escuadra de Casto.

Ni cuando gana el Real Madrid rebaja el ritmo frenético. La entrada de Di María lo incrementó aún más. En ese fútbol de ida y vuelta, golpeó el Betis, cuando Jorge Molina aprovechó el único error de la zaga blanca para batir a placer a Casillas. Pero fue un espejismo. Segundos después Higuaín sentenciaba el duelo.

Dos goles del argentino para cerrar su actuación. Con buenos desmarques y mejores culminaciones. Regateando a Casto y marcando escorado. Y el último al ‘estilo Raúl’. Con una ‘cuchara’ impecable. El Real Madrid disfruta del liderato por horas. El Betis sabe que con valentía llega el buen fútbol y se espantan los apuros.